Batalla y el River de los diez minutos

River Plate avanzó en la Copa Argentina derrotando por 2 a 0 a Gimnasia y Esgrima de La Plata y disputará la final ante Rosario Central. A pesar de esto, el 'Millonario' no tuvo su mejor cara y tiene cosas para revisar.

Batalla y el River de los diez minutos
Como el numero de la camiseta de Martínez indica, 10 fueron los minutos que River jugó a ganar. Contra Rosario Central, esta suerte de "vacaciones" de 40 minutos, no servirán. Foto: La Pagina Millonaria.

Batalla y el River de los diez minutos se titula esta nota ¿Qué significa esto? Batalla, obviamente, se refiere a Augusto Batalla. El arquero nacido en River está más seguro que nunca y día a día demuestra que con este arco, él puede. A pesar de que Gimnasia no atacó con frecuencia, cada vez que tuvo que intervenir, lo hizo perfectamente. El chico que hace 6 meses era el tercer arquero, hoy, es el patrón.

Ahora viene la parte de los diez minutos. River, a pesar de ser dominador, de ganar y de haber accedido a la final de la Copa Argentina, no es el River que quiere la gente. Lejos está de ser ese plantel que con todo en contra fue a Brasil, pisó fuerte y venció a Cruzeiro en su cancha por 3 a 0 a puro lujo. Victoria que tiempo después se reflejaría en los jugadores levantando la copa.

Diez minutos de buen fútbol le bastaron a River para ganar el encuentro. Una triangulación hermosa entre Martínez, D´Alessandro y Fernández terminaba en fondo de la red enviada por Driussi. Seis minutos más tarde Alario haría lo propio, recibiendo un centro de Martínez y empujarla hacia la red, pero con la cabeza.

¿River dominó? Indiscutiblemente ¿River anuló al rival? Seguro. Ahora la pregunta es ¿River jugó bien? A mi humilde análisis, para nada. En el primer tiempo se encontró con un equipo que le jugó de igual a igual a pesar del nivel histórico de cada uno y como dije antes, River fue River, solo 10 minutos. En el segundo tiempo tuvo chances, ante un equipo casi resignado, pero no concretó ninguna.

River ganó y está en la final. Ahora viene Rosario Central, y sin ánimos de desmerecer, es un equipo que esta varios escalones más arriba que Gimnasia. Si River quiere jugar la Libertadores 2017, los cuarenta primeros minutos, no los puede jugar de “igual a igual”, porque el equipo de Coudet, en esos cuarenta minutos, te pinta la cara. A mejorar River.