Revolución Napoleónica

El DT de River cumplió ayer su partido número 150. Aquí repasamos sus batallas ganadas.

Revolución Napoleónica
Napoleón tras vencer la batalla en La Bombenera, otra cuenta pendiente saldada. FOTO: SportsCenter.

No todos sabían de la gran revolución en el fútbol Argentino que comenzaría el 27 de Julio de 2014, cuando Marcelo Gallardo se sentó por primera vez en el banco de suplentes de River para debutar en la Copa Argentina ante Ferro. No todos, capaz ni siquiera él, pero no en mucho tiempo el muñeco empezaría a conquistar logros que lo ponen a la altura de considerarlo en mejor club de la institución de fútbol fundada un 25 de mayo de 1901.

Cuando no muchos hinchas veían en el nuevo DT alguien capaz de sostener lo conseguido por Ramón Díaz (logró un campeonato después de 6 años y luego la superfinal), en el mismo año que asumió ganó -y de manera invicta- la Copa Sudamericana, una de las que faltaba y con un gran fútbol digno de compararlo a ese River con el de los tiempos de la máquinas.

Pero la Revolución Napoleónica apenas comenzaba: Clasifico de fase de grupos de la Libertadores 2015 como el peor, se le dió por ganada la serie ante Boca por el famoso gas pimienta arrojado a jugadores, dió el golpe en Brasil y ganar en casa con la nostálgica lluvia de fondo levantó la copa que desde 1996 se hacía esquiva.

¿Eso fue todo? No. De la mano del Muñeco se volvió a Japón y dos veces: En una campeonó ganando la Suruga Bank (por primera vez en la historia) y fue subcampeón del Mundial de Clubes. Ganó 2 Recopas Sudamericanas consecutivas, de las que no había en las vitrinas tampoco.

Y cuando decíamos que tenía la espina triunfar en el ámbito local se hizo de otra copa, menospreciada para muchos, pero que le dió al Millonario la oportunidad de jugar la Libertadores este año, cosa que no todos pueden: Copa Argentina 2016.

Logró (y hasta ahora mantiene) 2 rachas de más de 10 partidos invictos, en 3 años como DT ganó la misma cantidad de títulos que el club había obtenido en 10, fue campeón dejando a Boca a atrás dos veces, su estilo de juego es fiel a la esencia riverplatense e incluso con jugadores figuras nacidos en el club. Todo eso causó la Revolución Napoleónica, que todavía, y esperemos por mucho más, tiene más batallas por ganar.

Estadísticas:

- 150 partidos como DT.

- Ganó 75.

- Empató 45.

- Perdió 30.

- Efectividad 60%.

- 238 goles a favor y 140 en contra.

- 6 títulos (5 internacionales)