Refuerzos fallidos

En el último año, River Plate se reforzó con jugadores que habían tenido muy buenos pases en sus clubes anteriores con la intención de tener un banco de suplentes fuerte. Sin embargo, por diferentes motivos, ninguno rindió como se esperaba e incluso, la diferencia de rendimiento con los titulares es notoriamente grande.

Refuerzos fallidos
Bologna, Mina, Lollo, Larrondo, Rodríguez, Auzqui y Rossi. Refuerzos de los que aún se espera mucho. FOTO: Nicolás Kralj.

El Club Atlético River Plate, por nombre y por historia, debe pelear toda competición que tenga por delante. Pensando en esto, la dirigencia y Marcelo Gallardo trajeron varios refuerzos pensado en ser competitivos dentro de la cancha y contar con un banco de suplentes del mismo tenor. Sin embargo, en este aspecto en particular, las cosas no salieron bien para el conjunto Millonario.

A mediados de 2016, en gran parte, y a principios de 2017, River Plate trajo un número importante de jugadores que, leyendo nombre por nombre, ilusionaban. Cada uno de estos llegaban al club de Núñez con un renombre y un cúmulo de buenas actuaciones en sus anteriores clubes. Sin embargo, ninguno logró asentarse en la institución millonaria. En esta nota, intentaremos analizar caso por caso:

Enrique Bologna

El experimentado arquero llegó a River para pelear el puesto con Augusto Batalla a mediados del 2016. A pesar de que durante el primer semestre se le respetó el lugar al juvenil, el pasado verano Bologna demostró ser más que capaz de quedarse con el puesto. Sin embargo, el pasado abril debió ser operado de hernia de disco. Solo ha jugado un partido oficial en diciembre, en la victoria 2 a 1 ante Olimpo de Bahía Blanca.

Arturo Mina

El ecuatoriano llegó a la institución desde Independiente del Valle. El defensor llamó la atención de Gallardo luego de una gran actuación en la Copa Libertadores 2016, con eliminaciones a River y Boca incluidas. El primer semestre fue suyo, sin embargo, su descendente rendimiento y la aparición de Lucas Martínez Quarta lo relegaron al banco de suplentes, e incluso se habla se marcharía en el próximo mercado de pases.

Luciano Lollo

El defensor proveniente de Racing llegó al club a mitad de 2016 lesionado, pero con la expectativa de una rápida recuperación. No fue así. En octubre hubo que operarlo por una mala curación de una fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo. Volvió el 13 de marzo ante Unión con un bajo rendimiento, luego de 8 meses de contrato. También jugó dos partidos en la Copa Libertadores y el último, ante Atlético Tucumán. Hoy, totalmente recuperado, se espera que agarre el ritmo necesario para ser el Lollo que Gallardo trajo.

Iván Rossi

El volante llegó desde Banfield con una gran expectativa por parte del hincha. En el primer semestre se les respetó los lugares a Ponzio y Fernández, ya en el segundo, con la llegada de Rojas quedó definitivamente en el banco. Esto se debe a que también, en las oportunidades que tuvo, no dio razones para relegar al banco a un jugador del once inicial.

Marcelo Larrondo

El refuerzo más esperado y el menos productivo. Llegó a River desde Rosario Central en un traspaso lleno de polémicas. Casi inmediatamente debió operarse dos veces por osteocondritis. En abril, a punto de volver, se volvió a lesionar calentando en la previa de un encuentro de reserva, lo que lo relegó una vez más de las canchas hasta hace unas semanas atrás. Actualmente está sumando minutos, pero no es ni un poco, aún, del extraordinario jugador que fue en Central y que lo trajo a River.

Denis Rodríguez

El juvenil llegó a préstamo desde Newell´s Old Boys en septiembre de 2016 y sin demasiado lugar en la primera tuvo destacadas actuaciones en reserva. Este verano, disputando la Florida Cup, sufrió una rotura de ligamentos y no jugará el próximo semestre. River Plate estaría interesado en renovar el préstamo e incluso se estima que el conjunto rosarino venderá la mitad de su pase a River, valuado en 1.7 millones de dólares.

Carlos Auzqui

Auzqui llegó en febrero de 2017, desde Estudiantes de La Plata, firmando un contrato por 4 años con River Plate. El delantero sabía que llegaba para pelearla desde atrás, pero aun así es el refuerzo que más ha jugado. Tras las diferentes ausencias de los delanteros ha sido titular en reiteradas ocasiones, aunque no ha podido demostrar todo su potencial y no ha conseguido ganarse un lugar en el once inicial.  

River Plate