Hace dos años, el ejército de Napoleón conquistaba América

Hace dos años, en un noche de lluvia que le sumó color a la hazaña que conseguiría Marcelo Gallardo con River: Ganar la Copa Libertadores en casa después de casi 20 años. De esta manera, el Millonario se coronaba definitivamente en lo más alto de América y volvió a aparecer en el radar de fútbol mundial con su viaje a Japón para fin de ese 2015. LA sintesís de las batallas para conquistar el continente.

Hace dos años, el ejército de Napoleón conquistaba América
Noche de lluvia en Buenos Aires, River es el rey de América. Foto: web.

Estuvo a punto de quedarse afuera en primera ronda pero clasificó por la ventana - marcó 8 goles en seis partidos, perdiendo en el debut, con tres empates consecutivos y ganando sólo un partido- lo que "condenaba" a jugar con el mejor equipo del certamen hasta el momento, nada más ni nada menos que Boca del Vasco Arruabarrena.

En la ida, Carlos Sánchez gritó junto a un Monumental repleto su gol de penal. En La Bombonera, después de 45 minutos donde La Banda no fue superado, el personaje de El Panadero arrojó gas pimienta a la manga donde entraban los jugadores rivales que estaban imposibilitados a jugar y se les dió la victoria. El duelo difícil fue en cuartos: ante un equipo brasileño, no eran buenos los últimos antecedentes (es más en la ida cayó en casa por 1-0). Pero River comenzó a sentir que la hazaña era posible aquella noche en el Mineirao con la goleada 3-0 y pase a semifinales. 

Post- Copa América, al pueblo Argentino sólo le quedaba la ilusión de festejar el título del Más grande. Con una baja importante como la de Teófilo Gutiérrez, uno de los heroes ante Cruzeiro, llegaba por debajo un tal Lucas Alario que ya empezaba a pisar fuerte de a poco: Guaraní estaba a un gol de alcanzar al ejército en el global (Marcado y Mora habían marcado en Nuñez) pero el flaco enterró los fantasmas en el arco del Defensores del Chaco con una gran asistencia del refuerzo Tabaré Viudez  y River clasifica a una final continental después de de 13 años.

La final es ante Tigres de México, la primer batalla fue en la tierra de los mariachis, pero el travesaño los dejó sin fiesta y había que definir en el templo - Al igual que en el 86' y 96'-. El Uruguayo Mora se lesiona, pero el Muñe decide poner de titular a Fernando Cavenaghi y le da la cinta de capitán para lo que sería su último partido en el club que lo vió nacer y en casa. Arranca el partido, caen gotas, pero el marco del estadio es espectacular que se destaca en el recibimiento tanto como el durante partido. Cuando parecía que los equipos se retiraban a los vestuarios con el 0-0, el Piri Vangioni sube por la izquierda, lo busca al flaco y de cabeza empieza a escribir la historia. Penal para el local, y como ante Boca (que lo mira por televisión) Carlitos no falla y marca el 2-0. Se esta por acabar el partido, pero la fiesta recién comienza. El Mellizo Funes Mori, salta bien alto y marca el gol que cierra el marcador.

Nuñez, Buenos Aires, Argentina esta de fiesta. River se volvia a subir a lo más alto de América despues de casi 20 años. Todos emocionados y más con el anuncio de que el Torito dejaba la institución. Pero todos festejan, porque si bien ya habían ganado la Copa Sudamericana siendo invicto y la Recopa Sudaméricana, La Copa Libertadores era la obsesión de muchos, después de copa Belo Horizonte y Asunción. con los bosteros mirando por televisón. Fueron dos veces en seis meses, que el eterno rival quedaba afuera por el equipo no era favorito en instancias decisivas. Fueron dos veces en seis meses, que de la mano del Muñeco, ese que en las Copas saca lo mejor de sí, River viajó a Japón para saldar así su deuda pendiente en el plano internacional.

River Plate