River sobró el encuentro ante Talleres y sufrió una goleada

Estrepitosa caída de River en Córdoba. Los chicos de Marcelo Gallardo cayeron por 4 a 0 ante Talleres en el Mario Alberto Kempes. El once de River, con un promedio de edad de 20 años, nunca pudo hacer pie ante un Talleres serio, prolijo y con grandes individualidades.

River sobró el encuentro ante Talleres y sufrió una goleada
Los chicos de River Plate no pudieron hacer frente al serio Talleres de Córdoba. FOTO: ESPN.

Hoy Marcelo Gallardo sufrió la mayor caída de su carrera como director técnico de River Plate. El juvenil once que River presentó en cancha cayó por 4 a 0 ante un Talleres que dominó el encuentro desde el minuto uno. La última vez el conjunto de Núñez había sido derrotado por esta diferencia de goles data del año 2013. El equipo dispuesto en cancha mantiene un promedio de 20 años y fue capitaneado por Augusto Batalla. Talleres, un equipo armado entre jugadores con experiencia y jóvenes con grandes futuros, no tuvo piedad y apabulló al Millonario.

Los chiquitos de Marcelo Gallardo comenzaron el encuentro con bastante desorden y prácticamente sin poder asociar juego, algo común en un equipo que jamás había jugado junto. Talleres, sabiendo esto y con el once casi de siempre, tomo posesión del balón y del ritmo del partido rápidamente. A pesar de esto, River apostaba a la velocidad del contragolpe ya que no hacia pie en el mediocampo. Con sus armas y en el transcurso de los primeros 40 minutos ambos habían tenido por lo menos una chanche clara de abrir el marcador. Cuando parecía que los chicos del Millonario se acomodaban en el campo de juego, Ramírez, con un remate fuerte y ayudado por una lenta reacción de Batalla, convertía el primer gol del encuentro a los 43 minutos y sellaba la ventaja de los cordobeses, con la cual se irían al descanso.

En el inicio del complemento, los chicos de River salieron como un vendaval a buscar el empate, aunque en ningún momento inquietaron realmente a Herrera, arquero de  la T. Con el paso de los minutos, el equipo cordobés volvió a dominar el encuentro y a los 24 minutos aumentaría la ventaja tras una gran jugada por el lateral izquierdo y sería, una vez más, Ramírez quien convertiría el segundo de la T. Desde aquí solo habría un equipo en cancha. River intentaría salir y dejaría espacios, que serían aprovechados por Torres para marcar el tercero a los 32 minutos. Con un River ya vencido, Rossi cometería una penal sobre Rojas a los 42 minutos y sería Olaza, de gran partido, el encargado de poner el 4 a 0 definitivo.

Está claro que en la cabeza de Marcelo Gallardo figura como prioridad la Copa Libertadores, siguiendo por Copa Argentina y como último objetivo, la Superliga. Sin embargo, esta derrota se convierte en la más abultada de su corta pero gloriosa carrera en la institución de Núñez. Un equipo juvenil, que jamás habían jugado juntos no pudo hacer pie ante un Talleres que demuestra progresos día a día y se establece como uno de los rivales más difíciles a vencer. Este tipo de derrota no es el marco para el debut de nadie, pero River deberá olvidar esto rápido y cambiar el casete, ya que el martes tiene la chance de jugar una nueva final de Copa Libertadores.