El análisis del Superclásico

River Plate cayó 2 a 1 ante Boca Juniors en el estadio Monumental. Con este resultado, el conjunto de Marcelo Gallardo cerró una semana para el olvido luego de haber sido eliminado en instancia semifinal de Copa Libertadores. Sin embargo, en este articulo analizaremos el planteo y funcionamiento táctico del Millonario ante Boca Juniors.

El análisis del Superclásico
El once inicial posa para la foto minutos antes de comenzar el encuentro ante Boca Juniors. FOTO: Web.

River Plate repitió ante Boca Juniors el planteo que presentó ante Lanús. Sin embargo, el Xeneixe presenta diferencias ante el Granate que apuesta a la velocidad de sus delanteros. El equipo de Guillermo Barros Schelotto suele jugar con laterales adelantados y ser dominante en el juego. River, sabiendo esto, planteó una presión alta, con Jonatan Maidana y Javier Pinola casi en el medio campo en todo momento, con dos puntas bien abiertos justamente para evitar, como contamos más arriba, la subida de los laterales rivales.

4 - 3 - 2 - 1 

Este dibujo tuvo sus frutos casi en la totalidad del primer tiempo, sin embargo, River cometió un sin número de faltas en los intentos rápidos de recuperación de balón. En la vehemencia de hacerse del control de juego nuevamente al perder la pelota, el medio campo Millonario cometía faltas innecesarias y agresivas, quizás contagiados por la importancia del encuentro y la necesidad de victoria. Esto quedó reflejado en la correcta expulsión de Ignacio Fernández, que, al intentar recuperar el balón, utilizó fuerza desmedida y sin dudas, una acción anti reglamentaria.

Esto obligó a modificar el planteo de 4 – 3 – 2 – 1 a 4 – 2– 2 – 1, ingresando Nicolás De La Cruz por Ariel Rojas, generador de juego por volante. Con esta formación, a pesar del jugador menos, River supo jugar en campo contrario e incluso que Leonardo Ponzio convierta rematando desde afuera, desde un espacio generado por De La Cruz, quien se ubicó entre los centrales y los volantes, haciéndolos volver y permitir que el capitán millonario se adelante.

4 - 2 - 2 - 1 

Promediando el segundo tiempo, una expulsión en el contrario hace que el partido quede 10 contra 10. Desde aquí, River Plate intentó tomar la iniciativa y como haría cualquier equipo que está jugando de local ante su clásico rival, fue a buscar el partido. Con Gonzalo Montiel y Milton Casco al ataque y  Ponzio casi de enganche, River solo contaba en la defensa con los centrales, quienes a su vez eran casi mediocampistas.

Esto generó varios contrataques de Boca Juniors en velocidad. Varios de ellos encontraron al conjunto millonario mal parado, pero pudieron ser apagados gracias a los enormes esfuerzos, en varias ocasiones, de Leo Ponzio y Enzo Pérez, quienes recorrieron toda la cancha. Sin embargo, un equipo lanzado si no convierte, recibe, que es exactamente lo que pasó en el segundo gol del visitante. Contrataque rápido, pase cruzado y definición.