Volver a La Fortaleza, con el recuerdo del VAR

Marcelo Gallardo y River Plate vuelven a La Fortaleza del Sur del Gran Buenos Aires por la fecha 15 de la Superliga Argentina. ¿La última vez? La recordada y escandalosa eliminación del Millonario ante Lanús por semifinales de Copa Libertadores 2017.

Volver a La Fortaleza, con el recuerdo del VAR
La ultima vez, River cayó por 4 a 2 ante Lanús, claramenteperjudicado por la terna arbitral y el uso ineficiente de la tecnología en eldeporte. FOTO: Web.

Luego de la victoria ante Olimpo por 2 a 0 mediante obras de arte de Ignacio Scocco, River Plate viaja al Sur donde visitará a Lanús por la decimoquinta fecha del campeonato argentino de primera división. En la ultima oportunidad que el Millonario pisó este estadio quedó eliminado de la Copa Libertadores en instancia semifinal, en un encuentro lleno de goles y polémicas por el uso de la tecnología en el fútbol, más precisamente, el VAR (Por sus siglas en inglés, Video Assistant Referee). En aquella ocasión se implementó el uso de dicha tecnología por primera vez en América, habilitado desde instancia semifinal en adelante. En la ida, River consiguió una apretada victoria por 1 a 0 en el Monumental y llegaba a Lanús con ventaja.

Sorpresivamente, en 20 minutos del primer tiempo, River Plate se ponía en ventaja con goles de Ignacio Scocco, de penal, y Gonzalo Montiel. Parecía un partido liquidado y que el Millonario disputaría una nueva final del certamen internacional. Minutos después, llegaría la debacle y el escándalo. Tras una mano clarísima de un defensor granate, el colombiano Wilmar Roldán, no cobró penal y tampoco pidió el VAR, en lo que podría haber sido un gol decisivo para el encuentro. Aunque no sería el único “error” del juez, quien jugó un papel lamentable en la eliminación de River y la clasificación de Lanús.

A minutos de que cierre el primer tiempo, Sand descontaría para Lanús, aunque la ventaja todavía era amplia para La Banda. El delantero, ex River, repetiría apenas comenzado el complemento y Lautaro Acosta, pondría el 3 a 2 para Lanús, aunque hasta aquí, todavía era River el que disputaba la final. Promediando el segundo tiempo, hubo una confusa jugada en el área millonaria, donde increíblemente y para indignación de todo el mundo River, el juez colombiano sí decidió utilizar la tecnología por primera y única vez en los 180 minutos, sancionando penal para Lanús por falta de Montiel y dándole la ventaja necesaria para que el equipo dirigido en ese momento por Jorge Almirón dispute su primer final de Copa Libertadores.

Claramente, River no jugó el mejor encuentro, sin embargo, hubo dos influencias que jugaron negativamente para River. La lamentable actuación de Roldán y el uso de la tecnología que no había sido probada en tiempo real en una instancia tan decisiva. El árbitro, como contamos, decidió usar la ayuda de la tecnología de forma totalmente subjetiva y aleatoria, perjudicando a unos y beneficiando a otros en momentos claves del encuentro. Y la tecnología. Bendita tecnología que no hace mas que matar al jugador, a la picardía, a la viveza que hace tan linda al futbol. Y quedó demostrado, claramente, que, si el recurso humano es ineficiente, la tecnología solo sirve para inclinar balanzas y no para lograr un mejor deporte.