Salió victorioso en el debut

Central le ganó por la mínima diferencia a Godoy Cruz y eso es lo más importante. Tuvo destellos de buen fútbol, pero como es casi obvio en los comienzos, la falta de rodaje fue causa de imprecisiones.

Salió victorioso en el debut
Desde que volvió a primera, Central ganó todos los partidos de inicio de campeonato (Foto: El Ciudadano).

Siempre en los comienzos se renuevan las ilusiones. "Esta es tu hinchada que te quiere ver campeón" exclamó el público. Según lo que declararon los jugadores y el entrenador, en esta temporada Central va por todo. Los campeonatos se consiguen con puntos o con ganarle a rivales de eliminación directa, y el equipo de Coudet ya empezó con un triunfo.

Respecto al buen equipo que supo formar Chacho en la temporada pasada, faltaron Ruben y Lo Celso, además de Domínguez y Caranta, que como ya es sabido no son más parte del plantel. No fue menor la falta de los dos primeros, y más teniendo en cuenta que son las partes finales del eslabón, donde se necesita precisión y definición.

No es que Cervi y Larrondo o Delgado no tengan esas cualidades, pero ayer estuvieron poco finos en el último pase. Se notó, tanto en los locales como en los visitantes, falta de agilidad en los movimientos. Es entendible, porque es el primer partido y todavía hace muy poco que finalizaron con la pretemporada, donde los músculos son muy exigidos y se pierde un poco la elasticidad de los movimientos.

Las comparaciones son odiosas, más entre dos compañeros de equipo y más aún entre dos grandes proyectos de jugadores como lo son Franco Cervi y Giovani Lo Celso. Pero es inevitable. Siempre se mide la acción de uno respecto de lo que puede ser capaz el otro. Son distintos, quizás a uno lo necesites para romper determinada defensa y al otro para otra circunstancia. 

Pero ayer el futuro jugador del Benfica tuvo en sus pies varias posibilidades en las que pareció que Lo Celso hubiese sido mucho más capaz y hábil que él para sacarle más jugo a la jugada. A Franco le falta ese último pase exacto para dejar solo al delantero contra el arquero. Pero el Mono no tiene esa recuperación y cambio de ritmo que tiene Cervi para el contragolpe, como el que supo aprovechar en el amistoso contra Cerro.

La mayor descripción de análisis se la lleva la parte delantera. Esto indica en cierta manera que la defensa y el mediocampo no fueron tan exigidos por el rival. Eso sucedió; un poco por falta de méritos del equipo del Gallego Méndez y otro poco por el entrenamiento de los canayas en robar la pelota adelante con una muy buena presión.

Cuando Godoy Cruz lograba superar la presión de arriba, se enfrentaba a un mediocampo aguerrido, y si pasaba se topaba con una línea defensiva que ni el viento fue capaz de superar. Quizá un poco exagerado el elogio, pero estuvieron muy firmes los defensores centrales, con Pinola como figura, que ya no es novedad. 

No se puede evaluar o analizar la proyección de los defensores porque no fue necesaria. Álvarez tuvo una muy buena en la que se sacó a un mediocampista de encima con un enganche y pateó un cañonazo desde treinta metros que Rey tuvo que desviar al córner. 

Musto tuvo un partido aceptable, con tres recuperaciones notables, puras de número 5. Presencia le sobra a la hora de recuperar, pero le falta cuando tiene que ser opción de pase de salida. Precisamente eso es lo que tenía Nery y lo que le sentaba tan bien al equipo. Hay veces que da la sensación que Pinola tiene más impronta para ser la salida desde abajo y no Damián Musto.

Montoya peló un físico más trabajado y también mostró pausas que el año pasado no tenía. Era todo correr y ayer por momentos se detuvo a esperar, un factor necesario para llegar en bloque al ataque. Fernández también estuvo por encima de la media que mostró la temporada pasada y tuvo una actuación más que aceptable.

Manu García casi que no tiene lugar en esta nota porque no fue exigido por los rivales. Los defensores lo utilizaron como apoyo y supo estar firme, aún en pases comprometedores.

Anoche faltó Ruben, pero no se lo extrañó tanto porque el partido estuvo entretenido. Daba la sensación que en cualquier momento llegaba el segundo. Ese segundo gol que parece haberse quedado lesionado con Marco afuera de la cancha. Su reemplazante tuvo un gran partido. Delgado fue el segundo mejor jugador del encuentro. 

Lo principal del Chelito era lo que todos esperábamos. Que logre más velocidad. Y parece que llegó a ello. Hay que seguir evaluándolo, pero sumada a esa rapidez física, está su exquisita técnica individual. Es poseedor de una cintura muy ágil, la que lo hace ser impredecible hasta el último milisegundo y en una baldosa. Él manejó los tiempos del partido. Lo único que se le puede reprochar es que le faltó precisión a la hora de centrar hacia el área.

A mitad del segundo tiempo entró Lo Celso y Central logró acercarse más a su identidad. Es inevitable y natural, El Mono es el engranaje principal del equipo. En sus pies, la pelota se saca rivales de encima. Con él, la pelota descansa mientras todos corren alrededor. Gio le da la precisión y potencia justa para que el destinatario sea un compañero y éste reciba a la redonda en la mejor forma posible.

Así la recibió Larrondo, en la cabeza, y estuvo a punto de ser el segundo, la salvó Rey. En el primero, Pablito Álvarez se la puso con la mano al Chelito para que éste la meta de cabeza después de que roce en un defensor. Un gol poco esperado, pero un gol al fín. Que vale tres puntos y llegar al clásico con una victoria previa.