Debate VAVEL: el torneo de Rosario Central

La redacción de Rosario Central debate sobre la actualidad del equipo luego de un semestre en el que si bien el proyecto sigue evolucionando, los objetivos no se cumplieron.

Debate VAVEL: el torneo de Rosario Central
Foto: Taringa

Difícil de catalogar el semestre de Rosario Central en lo que va del 2016. Si lo miramos desde el punto de vista de los objetivos propuestos al principio de año, nadie podrá negar el fracaso en ese sentido, por más duro que suene esa palabra, ya que el Canalla se despidió de la lucha por el campeonato local para apostar todo a la Copa Libertadores, y fue eliminado en 4tos de final. Pero, si miramos el vaso medio lleno, nos encontramos con otra temporada en la que el conjunto de Arroyito ha sido protagonista en las dos competencias que disputó, debiendo afrontar una gran cantidad de lesiones en un plantel corto que muchas veces tuvieron injerencia en la cantidad de partidos jugados con pocos días de descanso.

Para analizar más en detalle lo que fue el semestre del Canalla entre torneo local y Copa Libertadores, lo que dejó y lo que viene, los miembros de la redacción de Rosario Central VAVEL argumentan sus opiniones sobre el tema. 

Agustín Mónaco, coordinador de Rosario Central VAVEL:

"Las excusas quedan de lado cuando el plantel fue armado a pedido de Eduardo Coudet, quien no puede evitar que las lesiones surjan en un ámbito en el que son moneda corriente. A pesar de todas las trabas se las ingenió para llevar a Rosario Central nuevamente a ser protagonista de un torneo local que a priori parecía muy accesible pero en el que por la rotación terminó dejando en el camino la chance de pelear hasta el final. La máxima ilusión estuvo puesta en la Copa Libertadores, un torneo más que tentador para cualquier equipo que lo dispute. Pero las cosas del fútbol hicieron que la ilusión del Canalla se termine en los 4tos de final, más allá de realizar un gran papel y seguir dándole al club el prestigio que perdió en épocas anteriores. 

Terminada la temporada, el Chacho deslizó tras la eliminación en la Copa que sería muy difícil su continuidad. Sin embargo, tras unos días de mucho pensar y poner cosas en la balanza, con un apoyo masivo de los hinchas pidiendo que continúe, decidió apostar por la revancha y seguir en el cargo una temporada más. La vara sigue estando cada vez más alta y los jugadores que se queden saben que deberán ir por más, y los que lleguen, acoplarse a ello. Rosario Central acaricia el título, le viene siendo esquivo, pero debe encontrar la vuelta de tuerca, tiene con qué, está permitido volver a soñar, hay sed de revancha, como dicen, la tercera es la vencida". 


Nicolás Bertolin, redactor de Rosario Central VAVEL:

"Rosario Central tuvo un balance positivo en lo que fue el primer semestre del 2016. Por más que haya quedado muy lejos en un torneo nacional que fue muy parejo y hubiese sido accesible si el Canalla no hubiese tenido la exigencia de la doble competencia. La exigente agenda que tuvo el equipo comandado por el Chacho Coudet a lo largo del semestre hizo que se viera obligado a una rotación constante debido a las lesiones que iban apareciendo.

A pesar de todo Central llegó cómodo a los cuartos de final de la Copa Libertadores y así se posicionó entre los ocho mejores de América. Tuvo la chance en sus manos de pasar a semifinales luego de haberle ganado en el partido de ida a Atlético Nacional de Medellín y hasta empezó ganando el partido de vuelta en Colombia. Resultado que se dio vuelta por los colombianos cuando se cerraba el partido y así Central quedó eliminado de la Copa.

Más allá de toda la tristeza que llegó al barrio de Arroyito el pueblo canalla hizo sentir el afecto hacia el equipo y después de que el Chacho Coudet haya dejado en duda su continuidad, el viernes por la noche se confirmó finalmente que el Chacho seguirá con las riendas del Canalla en busca de la revancha de gloria".

Antonella Arcangeletti, redactora de Rosario Central VAVEL:

"Rosario Central comenzó el campeonato como el principal candidato a quedarse con la Zona 1. El extenso plantel con el que contaba el Chacho Coudet daba indicios de que podrían afrontar el Torneo de Transición y la Copa Libertadores y dar pelea en ambas competencias.

Sin embargo, el desgaste físico, quizás por mal utilización del recurso de los recambios, sumado a las lesiones que tomaron protagonismo, el Canalla no pudo sostener el nivel que fue decayendo poco a poco. En primer lugar desistió del campeonato doméstico y quedó muy alejado de los primeros puestos. En segundo, quedó eliminado de la Libertadores por desconcentraciones que pasaron factura. 

De mayor a menor fue el semestre de Central que estuvo lejos de alcanzar el nivel que demostró en el 2015 y que prometía para el corriente año. Borrón y cuenta nueva para el conjunto de Arroyito que tendrá que pensar cómo afrontar el campeonato que viene si quiere volver a ser protagonista en el fútbol argentino".


Carlos Ramírez, redactor de Rosario Central VAVEL:

"A partir de un proyecto serio vienen los éxitos. Hay un gran grupo de personas y jugadores de jerarquía en Central y si bien no se cumplieron los objetivos (la obtención de un título), Rosario Central tiene que seguir la misma línea de trabajo hasta ahora: un cuerpo técnico serio y trabajador, jugadores importantes que volvieron al club con hambre de gloria y aprovechar esta camada de oro proveniente de la reserva: Franco Cervi, Lo Celso, Salazar y Montoya, son chicos que ya tienen la mirada de varios clubes, entonces hay que sobre las bases asentadas empezar a construir la ilusión de nuevo.

Por eso fue importante que Coudet siga en la conducción técnica y más importante va a ser que se mantenga el plantel, que no se vendan jugadores y ahí sí a partir de ese punto incorporar jugadores que sirvan tanto al grupo y que aporten al equipo, tampoco como se dice traer por traer sino que buscar bien aquellos jugadores que le hacen falta a este Central. El Canalla en este momento se encuentra en ventaja con otros clubes porque ya tiene un equipo formado, sus jugadores tienen contrato, ademas podrá recuperar a sus jugadores lesionados. También se debe serenar pensando que en la segunda parte del semestre solamente peleará torneo local y Copa Argentina, por lo tanto, no tendrá ese trajín de partidos fijos entre semana por jugar Libertadores y Coudet podrá utilizar toda la carne al asador para ambas competencias que se avecinan".


Franco Vidal, redactor de Rosario Central VAVEL:

"Entre lesiones y desaciertos, Coudet hizo lo que pudo. Más allá del evidente fracaso de la mayoría de los incorporados, quizás por inexperiencia, que sería lo más aceptable, el DT canalla tuvo elecciones desacertadas, como por ejemplo el ingreso de Villagra por Álvarez en el partido de vuelta ante Atlético Nacional. La decisión de sostener a García como titular en el certamen local, fue hasta el partido en el que Central quedó casi afuera de la lucha, la derrota por 3-2 frente a Vélez en el Gigante.

Una de las mejores duplas ofensivas del 2015 fue Larrondo-Ruben. Marco empezó el campeonato en el que se coronó Lanús con algunos problemas físicos y después los tuvo Larrondo, que fue la figura del fútbol argentino hasta que se lesionó. Esa dupla, en este año jugó muy poco: el clásico y el partido frente a Colón de Santa Fe, dos partidazos, donde los de arriba, junto a Lo Celso y Cervi hicieron lo que quisieron. Después las lesiones de Larrondo los separaron para siempre.

La mala suerte estuvo presente en las lesiones consecutivas de Larrondo, en la fractura de tibia de Pinola y en la inmediata y posterior lesión de Álvarez en Colombia. Además, en ese fatídico partido en el que Central se quedó sin nada, el elenco colombiano convirtió el primer gol en el tercer minuto adicionado de la primera etapa, el segundo por una pifia de Donatti y el tercero en el quinto minuto adicionado después de los 90’ reglamentarios".


Rocío Soto Moschen, redactora de Rosario Central VAVEL:

"A Central lo afectó el plantel corto y las lesiones sufridas. Creo que a principio de temporada hubo un déficit en el armado del equipo. Si bien fue más que positivo que se logró mantener la base del año 2015, esta vez a Coudet le fallaron los refuerzos, no llegaron de jerarquía. Quizás porque la mayoría del presupuesto se utilizó para comprar el pase de Ruben. El Chacho intentó y apostó por pelear en los dos frentes, pero las bajas importantes por lesiones y el desgaste físico lo obligó a apostar por la Copa.

Sin embargo, no hay que olvidar que post-parate por eliminatorias, Central perdió puntos claves que lo condenaron y lo bajaron de la pelea de un torneo, que en caso de haber apostado de lleno y no haber sufrido tantas bajas podría haberlo peleado hasta el final. En la Copa Libertadores la historia era distinta. Dependía en exclusividad de Central, pero también era un objetivo mucho más difícil. Y en cuartos de final se cruzó con el mejor, Atlético Nacional, que le hizo sentir su jerarquía. Sin haber podido concretar el objetivo de título, el semestre terminó siendo regular. Como positivo se destaca el nivel mostrado por momentos, la continuidad del proyecto que se viene realizando y como negativo es que eso no alcanzó para alzar algún trofeo. Coudet tendrá una nueva oportunidad la temporada próxima".

Bruno Cuffaro, redactor de Rosario Central VAVEL:

"Un semestre casi histórico para el Canalla, ya que volvió a jugar Copa Libertadores luego de 10 años y con una muy buena participación, pero también poco regular ya que quedó lejos de gritar campeón como tanto se esperaba. Torneo y Copa era la premisa a principio de año, las dudas se plantaban debido a qué campeonato tenía que apostar Coudet, como era de esperar el DT fue por los dos y a pesar de pelear hasta el final por la Copa, de quedar afuera en 4tos de final por solo 60 segundos, de realizar un muy buen fútbol durante toda la competencia no se llegó a ver lo mismo en el campeonato local.

Cuando uno miraba como iba a ser el Torneo pensaba por dentro, que con este plantel y los refuerzos se podía llegar a pelear hasta el final y por qué no de una vez por todas gritar campeón, pero la Libertadores hizo desviar un poco la cabeza de ese objetivo un poco más cercano a las realidades canallas. La lucha en el Local duró hasta la 10º fecha cuando por errores particulares se perdió con Vélez y directamente se le dijo adiós al sueño de dar la vuelta, hoy con el diario del lunes seguramente es mucho más fácil, pero no solo las dos competencias sino también en cansancio físico y mental de los jugadores sumado a la gran cantidad de lesiones importantes que sufrió Central hicieron que todo sea mas difícil de lo normal.

Lo positivo sigue siendo la unión grupal que tiene este plantel, que demuestran estos dirigidos y que la idea que Eduardo Coudet implantó en pocos meses hoy está más viva que nunca cuando el Chacho confirmó que a pesar de tener algunas dudas con su continuidad, seguirá en el Canalla un año más. Otra vez el sueño está latente y parece ser que de hacer un buen mercado de pases esta vez si se podría esperar el semestre correcto para que Central luche por algo grande".