El podio: solidez defensiva, juego colectivo y el retorno del goleador

Rosario Central goleó 5-0 a Arsenal, sumó su tercer partido sin recibir goles, no necesitó un gran partido de Lo Celso y Ruben se reencontró con el gol.

El podio: solidez defensiva, juego colectivo y el retorno del goleador
Ruben marcó dos goles ante Arsenal. (Foto: Olé).

Rosario Central jugó su mejor partido en lo que va del campeonato y goleó sin piedad a un Arsenal que nunca lo inquietó. En una hermosa tarde de primavera en un Gigante de Arroyito colmado, destacamos la solidez defensiva del equipo, las variables que supo mostrar el equipo sin depender de lo que hiciera Lo Celso, y por supuesto, el retorno al gol del capitán y emblema del Canalla como lo es Marco Ruben. 

1) Una defensa que se va consolidando

Si bien Arsenal propuso poco y nada y tanto Sebastián Sosa como los 4 titulares de la última línea fueron casi espectadores durante los 90 minutos, vale destacar la solidez defensiva de la que Coudet viene hablando, un punto en el que se hace mucho hincapié durante los entrenamientos y que de a poco parece dar sus frutos, ya que a pesar de los cambios obligados o tácticos en estas primeras 5 fechas, el Canalla acumula 3 partidos sin recibir goles, contabilizando uno en Copa Argentina y dos en el torneo local.

Repasando los nombres propios podemos dilucidar que Víctor Salazar es una debilidad del Chacho, ya que ni las buenas actuaciones de Paulo Ferrari cuando le tocó ser el lateral derecho titular, ni el buen debut de Dylan Gissi en una posición que no es su lugar habitual, lograron quitarle el puesto a un Tucu que no está en su mejor nivel. Con algunas fallas que deben ser corregidas rápidamente, Burgos y Menosse parecen consolidarse lentamente en la zaga, mientras que Villagra sigue con problemas físicos y ya parece un capricho del técnico que se mantenga como titular.

2) El equipo no fue Gio-Dependiente

Este es un punto mucho más que positivo, ya que por primera vez en el campeonato Central no necesitó que Giovani Lo Celso se pusiera el equipo al hombro y ser el único para generar juego. El talentoso mediocampista redondeó un partido regular, con algunos destellos de su gran técnica, pero sin sobresalir. 

Musto aportó salida clara desde el fondo desobligando a Gio para no bajar a buscar la pelota, hubo mucha movilidad en Montoya y Fernández por las bandas, y un buen recorrido de Camacho por el medio, apoyados por un Bordagaray incisivo, que corrió hasta el minuto 90 y se mostró muy participativo en todo el frente de ataque, asistiendo a un Marco Ruben que luchó cada pelota como si fuese la única y esta vez no quedó aislado, siendo bien abastecido y participando del juego colectivo.

3) El regreso del goleador

Tal vez el punto más importante teniendo en cuenta que no venía teniendo una buena racha, Marco Ruben marcó por duplicado y coronó una gran tarde a nivel personal, reencontrándose con el gol en el ámbito local después de 7 partidos, la última vez había sido el 17 de abril ante San Lorenzo. 

En este arranque de campeonato se venía viendo a un Ruben muy lejos del nivel que mostró en la temporada anterior, a pesar de que contaba con situaciones muy claras. Se sacó la mufa en Copa Argentina frente a Deportivo Morón pero no podía marcar en el torneo y ayer pudo gritar en dos ocasiones, de penal primero y luego cerrando una buena jugada de Bordagaray. En la víspera de tres partidos sumamente importantes como lo serán Estudiantes, Boca (Copa Argentina) y Newell's, que se le haya abierto el arco al goleador es la nota destacada del fin de semana.

Como dato extra, Marco Ruben cumplió 150 partidos en la primera de Rosario Central, alcanzó los 65 goles y superó a dos ídolos como Omar Palma y Aldo Pedro Poy. Un goleador de pura cepa.