Poco para destacar y reincidencia preocupante

El empate con Independiente dejó muy poco para destacar, Sosa otra vez figura y buen ingreso de Germán Herrera. La nota negativa la dio Salazar tras ser expulsado por segunda vez en 9 fechas.

Poco para destacar y reincidencia preocupante
Sosa, otra vez figura. (Foto: La Capital)

Rosario Central empató sin goles con Independiente y solo suma 10 puntos de 27 disputados hasta el momento. Está claro que el gran objetivo es la Copa Argentina, pero el rendimiento en el torneo local es preocupante y al equipo de Coudet le cuesta hacer pie en este ámbito. Hoy el Rojo lo dominó ampliamente pero por la ineficacia para definir y la actuación de Sebastián Sosa bajo los tres palos, el partido terminó 0 a 0, con muy poco para destacar y muchas cosas por revisar.

Pero adentrándonos en lo que específicamente se puede tomar como positivo dentro del sabor amargo que dejaron dos puntos más que se dejan en el camino, otra vez fue clave la participación de Sosa en el arco, tal como sucedió el miércoles contra Boca en Copa Argentina. El uruguayo se lució en varias oportunidades para salvar su valla y mantener el cero ante un Independiente que si bien no lo avasalló como si lo hizo Boca, tuvo las chances para abrir el marcador pero se topó con el gran nivel que viene teniendo el guardameta.

También fue positivo el ingreso de Germán Herrera en el segundo tiempo, quien reemplazó a Marco Ruben por una molestia en el tobillo izquierdo. Cada vez que le toca sumar minutos el Chaco cumple, no es un goleador nato pero su entrega y despliegue son notables en cada partido. Le dio un cambio de aire al equipo en ofensiva, retrocedió para colaborar en defensa y en el mediocampo y se las ingenió para complicar a los defensores de Independiente, contando con una chance clara cuando sacó un potente remate desde larga distancia para que Campaña se luciera y evitara el gol.

En contrapartida, la nota negativa la dio Víctor Salazar, que a los 35 minutos del segundo tiempo vio la segunda tarjeta amarilla y dejó al equipo con uno menos cuando el rival presionaba en el tramo final. Si bien una expulsión de un jugador amonestado es algo normal en el fútbol, lo cierto es que en este caso preocupa que al ser un defensor lateral, el Tucu tenga 17 amarillas y 3 rojas en 54 partidos con la camiseta de Central, algo que sin dudas debe revisar con urgencia. En este torneo es la segunda vez que lo echan, ya que en la segunda fecha vio la roja directa en la derrota 0-2 con Vélez, mientras que en la última fecha del torneo pasado (caída 0-1 con Belgrano) también se fue antes de tiempo.