Podio: Teo, Ruben y Montoya

Buen partido para el Canalla que supo controlar al rival, tener paciencia y golpear en momentos claves. Se lleva el pase a una nueva final de Copa Argentina con un Teo intratable.

Podio: Teo, Ruben y Montoya
Festejo primer gol. // Foto: CARC Oficial.

Había que ganar como sea, esa era la premisa. Aunque cuando se habla de Central se sabe que para ganar siempre buscará antes, jugar bien. 

Ayer era un partido complicado, por el rival, por la instancia, por las dimensiones de la cancha y por la obligación que tenía éste plantel y cuerpo técnico de llegar a la final. 

Coudet planteó un encuentro pensante, sin desesperarse, tratando de no rifar el balón y si eso sucedía ganar inmediatamente la segunda pelota. Recién a mediados del primer tiempo el Canalla pudo dominar esa faceta del juego y le sacó la pelota de los pies a Belgrano. Ya en el complemento con un jugador de más debido a la expulsión de Guillermo Farré, el equipo del Chacho se paró mejor en cancha, con más espacios y tomó provecho de eso. 

La gran figura del partido y el que mejor entendió todo lo que explicamos en renglones anteriores fue el colombiano Teófilo Gutiérrez, quien jugó su mejor partido desde que llegó a Rosario Central. 

Se lo vio activo, con ganas de participar en el armado de juego y de ayudar a los volantes a tener una opción de pase mas clara, el mismo se encargó de conectarse varias veces con Ruben y hasta tomó la decisión de jugar mucho con la pelota en los pies. En el segundo tiempo todo empezó con una corrida al hueco, no muy habitual en él, que culminó en un centro perfecto a la olla para que Marco solo tuviera que empujarla a la red y así darle ventaja al Canalla en el marcador. 

Para terminar de redondear una noche perfecta, en la última jugada del partido, luego de un corner en contra, Central sale rápido y la pelota cae en los pies de Teo, quien la dominó, levantó la cabeza, lo esperó y se la entregó en bandeja a Montoya para que marque el segundo y último gol del partido. 

Ambos goleadores  fueron quienes completaron el famoso podio. Marco como siempre por su aguante, por su garra, por no dar ninguna pelota perdida y obviamente por aportar con ese gol tan importante. El que abrió el marcador y generó que Central juegue más tranquilo y despliegue mejor su juego. 

Como frutilla del postre podemos agregar que el gran capitán llegó a los 67 tantos con la camiseta Canalla y que superó en la tabla histórica de goleadores a uno de los ídolos máximos de la institución Canalla; el gran Aldo Pedro Poy.

Por último lo ubicamos a Walter Montoya en el tercer escalón del podio. Sin duda alguna el mejor volante derecho del fútbol argentino hoy en día y el jugador con mayor progreso de Central en éste semestre. Cada vez entiende mejor el fútbol táctico que pretende Coudet y eso lo hace estar un paso adelante de todos. Entiende que la perfección donde ubicarse, cuando ayudar por la banda y cuando al volante central con la marca. Entiende cuando ser salida clara por el medio y cuando ampliar el campo. Sabe cuando frenar el juego y cuando acelerar como lo hizo en la jugada de su gol. 

Es el séptimo tanto que marca con la camiseta de Rosario Central, el segundo que le convierte a Belgrano, su mayor verdugo.