Polos opuestos

El día domingo se enfrentarán en la final del torneo argentino San Lorenzo y Lanús en la cancha de River Plate a las 16:10 horas. El duelo que lleva a cabo el título de la nota, es exclusivamente para analizar a Sebastián Torrico y Fernando Monetti.

Polos opuestos
Sebastián Torrico /Foto: San Lorenzo

Uno de los dos es relajado, callado, pensativo y con dudas para salir a cortar centros, mientras que el otro es efusivo, medio loco y que no especula con tirar un puñetazo aunque solo le pegue al aire.

El conocedor del fútbol argentino sabrá con las características anteriormente nombradas, en que cuadro se centra cada arquero.

A la hora de hablar de Sebastián Torrico, que se encuentra en San Lorenzo desde el año 2013, se debe destacar sus atajadas que lo mantienen en el puesto desde hace tres años ya incluyendo final de Libertadores y Mundial de Clubes ante el Real Madrid.

Experiencia, cuenta con 36 años de edad, liderazgo estilo “Barovero” y una personalidad simple y cotidiana, la cual hizo que el hincha del Ciclón lo quiera desde el primer día que se calzó el buzo del Matador de Boedo.

Por otra parte, se encuentra Fernando Monetti, un joven arquero aún (27 años de edad) que nació futbolísticamente en Gimnasia de La Plata y que firmó contrato con Lanús en el año 2015. Recién en este año afirmó su titularidad y será el encargado de defender el arco del Granate en la gran final del fútbol argentino.

San Lorenzo llegó a la misma sufriendo hasta el último suspiro, ya que tenía a Godoy Cruz como máximo competidor, pero el mismo perdió ante San Martín de San Juan –en el clásico cuyano- y así se despidió de las posibilidades de jugar la final. El Ciclón empató en la última fecha de la zona uno ante Banfield en el Nuevo Gasómetro y así le sacó el punto de ventaja que necesitaba los de Pablo Guede para obtener su ticket al partido más importante del semestre.

Lanús, tuvo otra realidad por afrontar. Comenzó sólido con un gran desempeño de sus jugadores y atajadas monumentales de Monetti, y se afirmó como candidato desde el arranque. Luego de ser un rival imbatible, solo le pudo ganar Racing en el Cilindro, y llegó al sprint final con holgada diferencia de puntos, lo que le permitió alternar suplentes con titulares y enfocarse en la final del domingo con semanas de antelación.

Un partido vibrante se vivirá en el estadio Monumental. Las dos hinchas, dos técnicos ofensivos y con grandes ambiciones dirán presente en los bancos. La final será apasionante, la cual será observada por todo el país.