A veces el corazón se ubica a la derecha

Julio Buffarini se despidió de San Lorenzo después del entrenamiento matutino en conferencia de prensa. “Voy a estar agradecido toda la vida con el club”, dijo casi entre lágrimas.

A veces el corazón se ubica a la derecha
Julio Buffarini le dice "Chau" a San Lorenzo. Foto: Aníbal Marcos Serial.

 “La gente siempre me demostró su cariño, me ovacionaba desde el primer momento en que llegue a San Lorenzo y eso me dio a mí un envión anímico muy importante. Así que, me pone muy contento el presente del club y como la gente puede disfrutar. Se lo merecen”, comentaba Buffarini.

 En 2012 comenzaba esta historia cuando el cordobés resignaba dinero para jugar en un grande de la Primera División y dejaba atrás años y años en el ascenso. Poco a poco se fue ganando su lugar entre los once titulares y aún más importante, entre los corazones de los miles y millones de simpatizantes azulgranas que los fines de semana coreaban por su nombre o lo miraban desde su casa aplaudiendo por su entrega. A mitad de ese año, consigue salvar a San Lorenzo junto a sus compañeros de lo que hubiera sido una desgracia enorme, el descenso. “Llegue como un desconocido desde el ascenso y hoy me voy como un hincha más”, expresó casi rompiendo en llanto Julio Buffarini. 

“Pase muchos momentos lindos en San Lorenzo, pero si tengo que elegir dos momentos, me quedó con habernos salvado del descenso y la Copa Libertadores”, aseguró Buffa.

 Ya en 2013, el equipo cambió y obtuvo  un campeonato, con Buffa entre los indiscutidos a la hora de salir a la cancha. La racha ganadora no cesó, y en 2014 fue uno de los agraciados que levantó la tan ansiada Copa Libertadores. Y finalmente tuvo un buen nivel en aquella tan inesperada final contra Real Madrid en el Mundial de Clubes. Como si fuera poco, en 2015 también levantó la Supercopa tras derrotar 4-0 a Boca Juniors. 

 Ahora, su futuro está lejos de Argentina y de mucha gente de su entorno. A pesar de esto, en Brasil se reencontrará con un viejo conocido y quien podrá guiarlo para poder seguir creciendo en su carrera. Edgardo Bauza, quien lo dirigió en el Ciclón, lo quería para su equipo y la dirigencia le cumplió.

En cuanto a su salida, Buffarini afirmó: "La oferta que recibí era muy importante para mí y para mí familia. Y le di más prioridad a la familia (sic)”.  A pesar de la partida, aseguró que su idea en un futuro es volver a calzarse la camiseta azulgrana y regresar a San Lorenzo.

 Por útimo, al final de la conferencia, se le entregó como regalo desde el club un póster que dice “#GraciasBuffa” en reconocimiento por el sacrificio brindado durante tantos años.