VAVEL recuerda: la genialidad de Diego a Italia

Un día como hoy pero de 1986, en pleno Mundial de México, Diego Armando Maradona le regalaba al mundo una obra de arte, ante el campeón de la edición pasada.

VAVEL recuerda: la genialidad de Diego a Italia
Volea letal de Diego. Scirea, el capitán italiano, no llega al cruce. (Foto: Archivo FIFA Mundial 1986).
Argentina
1 1
Italia
Argentina: Giovanni Galli; Giuseppe Bergomi, Antonio Cabrini, Gaetano Scirea (C), Pietro Vierchowod; Salvatore Bagni, Fernando De Napoli (Giuseppe Baresi), Antonio Di Gennaro; Bruno Conti (Gianluca Vialli; min. 65), Alessandro Altobelli, Giuseppe Galderisi. DT: Enzo Bearzot.
Italia: Nery Pumpido; José Brown, José Cuciuffo, Oscar Garré, Oscar Ruggeri; Sergio Batista (Julio Olarticoechea; min. 65), Claudio Borghi (Héctor Enrique; min. 74), Jorge Burruchaga, Diego Maradona (C), Ricardo Giusti; Jorge Valdano. DT: Carlos Bilardo.
MARCADOR: 0-1, min. 6, Altobelli (I). 1-1, min. 34, Maradona (A).
ÁRBITRO: Ene Keiser (Países Bajos). Amonestados: Bergomi (min. 54), Giusti (min. 58), Garré (min. 65).

Ya habían quedado atrás esas duras patadas en el áspero debut de la Selección Argentina en el inolvidable Mundial de México ´86, que venció por 3-1 a Corea del Sur, aunque sufriendo en carne propia la dureza de los asiáticos. Sobre todo, cómo castigaron al as de espadas, a Diego Maradona. El Pibe de Oro quedó con ganas de una rápida revancha, y la obtuvo, el 5 de junio de 1986, en el segundo encuetro del Grupo A. ¿El rival? Nada menos que Italia, el campeón del Mundial precedesor, el de España 1982, la primera Copa del Mundo a nivel Mayores que jugó Diego.

En la soleada tarde de Puebla, en el impresionante estadio Cuauhtémoc, jugaba la Azurra ante la Albiceleste. La campeona vigente se puso en ventaja rápidamente, a los seis minutos, mediante Alessandro Altobelli, desde los 12 pasos. Panorama complicado para el equipo de Carlos Bilardo, pero que contaba con su crack que usaba la 10.

Todo era impotencia, hasta que apareció Maradona, a los 34 minutos, recibió un toque exquisito de Jorge Valdano, de primera, y Diego apareció como una flecha desde el costado izquierdo del área, la dejó picar una vez y la empalmó de zurda, ésa zurda mágica, ante la marca de Gaetao Scirea, que de nada sirvió, y ante la mirada del arquero Galli, que vio en primera persona cómo esa volea dirigió la pelota a su segundo palo, y a la red. Una obra de arte. Y  fue empate 1-1.

El 10, en la vereda de enfrente, tenía a un conocido, compañero suyo en Nápoli (y que curiosamente también usaba la 10 en Italia), Salvatore Bagni, y al final del encuentro, intercambiaron camisetas. Ni él, ni ningún itaiano, pudo con la magia del oriundo de de Villa Fiorito, que debutó en la red en México y fue sólo su carta de presentación de lo que, en ése mes de junio, le regalaría a la Argentina y al mundo entero. El mes donde el astro quedó archivado para siempre en al historia del fútbol, Y su primer gol fue ante el campeón aterior, que se arrodilló en aquel zurdazo memorable, un día como hoy, hace 30 años.

Recordá el zurdazo de Diego a los italianos: