Rey Lionel

Lionel Messi apareció cuando la Selección no lograba cerrar el partido ante Panamá, y se lució: tres goles, para llevarse la pelota, ponerse a uno de Batistuta en la tabla de máximos goleadores y devolverle la sonrisa a todos los argentinos.

Rey Lionel
La pelota, sumisa ante la zurda de Lionel, se dirigirá al ángulo (Foto: Los Andes).

En la tierra de Michael Jordan, el mejor basquetbolista de todos los tiempos, en su legendario Chicago Bulls, se comparaba al astro estadounidense con el argentino, el mejor futbolista del mundo y uno de los mejores de la historia. Lionel Messi, que antes de la Copa América Centenario, debió resolver temas judiciales en Barcelona, y llegó a Estados Unidos con un trajín desgastante. No pudo estar presente en Santa Clara, en el debut ante Chile (y victoria 2-1), por lo que el 10 debió postergar su regreso hasta ésta noche, en Chicago.

La Selección Argentina comenzaba ganando con gol de Nicolás Otamendi. Sin embargo, Panamá empezaba a sumar metros en ofensiva y complicar las cosas, y encima, Ángel Di María, la figura de la Albiceleste, debía dejar el campo de juego por lesión, en pleno primer tiempo. Gerardo Martino optó por poner a Erik Lamela, y la gente pedía al crack quíntuple Balón de Oro, hasta que entró, a los 16 minutos del complemento, en lugar de Augusto Fernández.

Tardó algunos minutos en caomodarse, sabiendo que los panameños jugaban áspero, aunque sin molestias de la lesión que tuvo ante Honduras. Y es así que sacó a relucir todo su repertorio y arrancó su show, primero, aprovechando un grosero error en la salida de Miller y, de zurda, la colocó lejos de Penedo, a los 22`. A los 32, exactamente diez minutos después, ejecutó un tiro libre, y todos ya sabían el desenlace: desde la la izquierda, perfil ideal, parábola perfecta, al ángulo. Ya era 3-0 parcial, pero Leo no estaba satisfecho, y es así que a los 41, recibió una gran habilitación de Marcos Rojo, bailó a Baloy y estableció el tercero de su cuenta personal. Triplete, para llevarse la pelota y la ovación de todo el Soldier Field. Y para terminar con su noche mágica, echó el centro que derivó en el quinto gol, el de su amigo Sergio Agüero.

Con estos goles, Leo llega a 53 tantos con la Selección Argentina a nivel Mayor, quedando a sólo uno del máximo goleador, Gabriel Batistuta, que ostenta 54, y ya sabe que, tarde o temprano, perderá su trono. La última vez que había marcado un hat-trick con la camiseta argentina había sido ante Guatemala, el 14 de junio de 2013 (triunfo argentino 4-0). Y también cortó una racha, ya que su último tanto oficial con la Albiceleste sin ser de penal, había sido ante Nigeria, en el Mundial Brasil 2014, de tiro libre (ése día, marcó dos tantos).

Se viene Bolivia y luego, los cuartos de final. Leo quiere revancha y le demostró  al mundo que está al 100 por 100. ¿Cómo no estarlo, si en media hora marcó triplete y quedó a un solo grito de ser el máximo anotador de la historia de la Selección?

Los tres tantos de La Pulga: