Un rival muy golpeado

La Selección de Bolivia, ya eliminada de la competencia, afrontará su último encuentro ante la Albiceleste, con la ilusión de cortar con la seguidilla de derrotas.

Un rival muy golpeado
Vidal facturando un penal inexistente. Injusta derrota boliviana ante los chilenos (Foto: Daily Mirror).

La Selección más débil de Conmebol, lamentablemente. Un equipo que atraviesa una dura crisis institucional, escándalos de corrupción (el encargado de finanzas de la Federación Boliviana de Fútbol, Walter Zuleta, está prófugo) y conflictos internos entre directivos y futbolistas. De hecho, varias de las figuras del Verde no fueron a Estados Unidos por orden del DT, Julio Baldivieso, entre ellos Damián Lizio (jugador de Botafogo), Pablo Escobar (figura de The Strongest) y el histórico goleador, Marcelo Martins. Y encima, se lesionó su capitán, Alejandro Chumacero. Con éste panorama, el equipo boliviano fue a la Copa América, que supo alzar allá por 1963.

En el Grupo D, La Verde comenzó con derrota, ajustada pero derrota en fin, ante Panamá, por 2-1 (el gol boliviano fue de Juan Carlos Arce). Y en la segunda jornada, lo polémica caída ante Chile, también 2-1. Parecía que iba a terminar en empate (Jhasmany Campos, el tanto del equipo del Altiplano), pero el árbitro Jair Marrufo cobró un insólito penal para La Roja y es así que Arturo Vidal anotó el 2-1 en la última jugada del partido, y la eliminación boliviana del certamen.

Hasta el propio presidente de la República de Bolivia, Evo Morales, calificó como "un robo" el encuentro ante los chilenos, con los cuales hay una disputa deportiva y política también.

A pesar de que merecía llegar a ésta última fecha con chances, la realidad es que el equipo de Baldivieso (en la cuerda floja), con más voluntad que fútbol, cerrará su participación en la Copa América Centenario en Seattle, enfrentando a la entonada Argentina de Leo Messi, y regresarán sin pena ni gloria, sin poder repetir lo de la edición Chile 2015 (donde llegaron a cuartos de final, y cayeron en ésa instancia ante Perú).

En las Eliminatorias, Bolivia sólo suma tres puntos (en la victoria 4-2 a Venezuela) en seis partidos disputados. Lejísimo de entrar en la consideración rumbo al Mundial de Rusia 2018, y lejos de la hazaña de Estados Unidos 1994, la última vez que los bolivianos disputaron una Copa del Mundo. Ni siquiera la altura, aliada histórica, frena a los rivales sudamericanos, que ya no le temen y ganan en La Paz.

En los últimos 10 partidos disputados, La Verde ganó uno y perdió nueve (cinco derrotas seguidas). Y sin ayuda del destino y sufriendo malos arbitrajes, el panorama para reaccionar se hace muy cuesta arriba. De todos modos, querrán hacerle pasar mal a la Albiceleste (ya en cuartos) ésta tarde/noche, como en las Eliminatorias de Brasil 2014 y la Copa América 2011 (fueron tres empates, dos de ellos en la Argentina). Un premio consuelo para una selección hecha trizas.