En la variedad, está el gusto

La Selección Argentina anotó 10 goles en lo que va de la Copa América Centenario, distribuidos en ocho jugadores, en todas las líneas.

En la variedad, está el gusto
Lavezzi anotando su gol. El Kun y el Coco, también goleadores, observan (Foto: Reuters).

Antes del comienzo de la Copa América Centenario, se encendió la alarma. Lucas Biglia estaba prácticamente descartado del certamen por lesión, y lo mismo que Lionel Messi, lastimado en el amistoso ante Honduras. Si bien ambos viajaron a Estados Unidos y jugaron, no estuvieron al 100%; y aún sin tener a dos piezas claves del equipo en plenitud, Gerardo Martino supo ingeniárselas y lograr un gran calibre ofensivo.

En tres partidos jugados, el equipo albiceleste propinó diez tantos: 2-1 a Chile en Santa Clara, 5-0 a Panamá en Chicago y 3-0 a Bolivia en Seattle. Si bien, salvo La Roja, era un grupo accesible, el elenco del Tata cumplió los deberes. Y lo curioso es que entre ocho futbolistas se repartieron los tantos. El único que metió más de uno fue Leo Messi, con su triplete a los panameños.

En el debut ante los chilenos, marcaron Ángel Di María y Ever Banega. Contra los centroamericanos, anotó, de cabeza, Nicolás Otamendi (debut en la red con la Selección), el hat-trick mencionado de La Pulga y cerró la goleada Sergio Agüero. Y ayer, ante La Verde, facturaron Erik Lamela, Ezequiel Lavezzi y Víctor Cuesta. Curiosamente, no marcó Gonzalo Higuaín aún, que venía de ser el histórico goleador de la Serie A y que fue titular en los tres partidos del grupo.

Detalles de los goleadores ante los bolivianos: Coco Lamela anotó por primera vez de manera oficial (su otro tanto con la Mayor fue ante Alemania, en el amistoso post Mundial, con victoria 4-2), el Pocho llegó a ocho goles con la Albiceleste (cuatro de ellos a Bolivia), y Cuesta, en su primer partido oficial, anotó (emulando marcas que ostentan nada menos que Gabriel Batistuta y el mismo Higuaín; y el último en haberlo logrado fue Mario Bolatti, ante Uruguay, en las Eliminatorias para Sudáfrica 2010).

Un equipo que, además, sólo recibió un tanto (el de Fuenzalida, de Chile, en el último minuto), una cuestión a considerar y valorar. Se cumplió, con creces, el objetivo, y diversificando los autores de las conquistas. La tapa va para todos. ¿Seguirá ésta tendencia?