Me55i lo hizo

La Pulga, con un golazo de tiro libre, superó a Gabriel Batistuta y desde hoy que es el máximo artillero de la historia de la Selección Argentina, llegando a 55 conquistas en la Mayor.

Me55i lo hizo
La parábola perfecta del mejor del mundo (Foto: Mundo D).

Y un día lo logró. Y lo hizo de la mejor manera, como sólo él puede hacerlo, dejando boquiabiertos a todo Houston, con ése tiro libre impecable que Lionel Messi ejecutó al primer palo, donde estaba el arquero Guzan, y la colgó en su propio ángulo. Un golazo, que fue el 2-0 parcial del partido que la Argentina terminaría ganando 4-0 a Estados Unidos, pero fue lo de menos. Con ésa jugada del astro de Barcelona se terminó todo, y entró en la historia grande de la Selección, superando el registro del histórico goleador, Gabriel Batistuta, que en 2002, había alcanzado la cifra de 54 tantos. Su registro quedó archivado en el segundo lugar, porque Leo ya llegó a los 55.

En actividad, los jugadores que más se le acercan a Leo son Agüero (34 goles) e Higuaín (30).

El rosarino debutó en la Albiceleste Mayor en 2005 (tras ser figura del equipo campeón Sub 20 en el Mundial de Holanda ´05), con José Pékerman (el DT de Colombia). Fue dirigido por José, Alfio Basile, Sergio Batista, Diego Maradona, Alejando Sabella y ahora, por Gerardo Martino, en éstos once años con la Absoluta. Y todos coincidieron en darle el protagonismo que se merece al 10, que sin ser un 9 de área como Bati, su capacidad goleadora no tiene límites.

Los 55 tantos del quíntuble Balón de Oro se reparten de la siguiente manera: 26 en amistosos, 16 en Eliminatorias, 5 en Mundiales (a Serbia y Montenegro en Alemania 2006; y a Bosnia, Irán y doblete a Nigeria en Brasil 2014) y 8 en Copa América (uno a Perú y otro a México en Venezuela ´07; uno a Paraguay en Chile ´15; y tres a Panamá, uno a Venezuela y otro a EE.UU., en USA ´16). En 112 partidos, 55 goles; dando un promedio de 0.49; es decir, casi un gol cada dos encuentros.

A Leo le queda su cuota pendiente, levantar un trofeo a nivel Mayor, una de las principales críticas que recibe (como si se tratara de un deporte individual, y no colectivo), y debe cargar sobre su espalda 23 años de frustraciones de la Albiceleste, que querrá archivar para siempre éste domingo. Marcar en una final, el anhelo del capitán. Todo es posible para éste jugador que nació en Rosario pero es de otro planeta.

Reviví el golazo del 10: