Tocamos fondo

Argentina vuelve a perder una final en mayores, contra el mismo rival y de la misma forma. Messi deja la selección. Una institución devastada dirigencialmente. ¿Cómo levantarnos?

Tocamos fondo
La peor foto de nuestras vidas, lo lograron. Fuente:Diario Olé.

10 años tenía, cuando decidí para siempre, seguirte en las buenas y en las malas. Me tendrán que disculpar, por empezar de esta manera, poco periodistica. Me tendrán que disculpar, porque cometeré el pecado de mezclar lo futbolístico con lo pasional. Me tendrán que disculpar, pero como Lionel, hay veces que no puedo más.

Comenzamos bien, con un bombazo desviado de Banega, y la jugada de Higuaín que revuelve nuestros recuerdos mas dolorosos. Parecía cuesta arriba con la expulsión de Dúaz en Chile, hasta que una expulsión inexplicable de Marcos Rojo revolucionó todo.

Argentina chocó contra su propio planteo futbolístico. 45 partidos sin expulsiones, tocó el peor día, y sin merecerse. Con 10 en cancha no supo manejar las líneas, y la pasó mal.

El ingreso de Kranevitter pudo apaciguar ese mediocampo convulsionado, aunque Chile en determinados momentos pudo romper el cero con llegadas desde los costados, desde nuestra situacíon por la expulsión. Messi por momentos, lo mejor del partido, llegando a gambetear a 5 rivales chilenos.

Llegó el alargue, una de Agüero de otro partido que saca Bravo con lo justo, y los malditos penales. Malditos porque el fútbol es maldito, al menos por hoy.

Cometeré otro pecado porque no los vi, no podía, y no vi como Messi catapultaba su (hasta ahora, Dios quiera) su último remate en la Seleccion Nacional. Biglia falla, otra vez sopa.

No es una nota periodÍstica, no me culpo si no la publican. Pero duele, y mucho, porque los que la bancamos de verdad, tenemos que comernos la frustración de las criticas de todos los demás. Por eso, desde este humilde lugar, les digo, no renuncien, nosotros no renunciamos a nuestras obligaciones, no renunciamos a vivir, y dariamos todo por estar en su lugar, aunque duelan las crÍticas.

Hoy digo basta, y no por perder, sino porque me cansé.Los nervios hoy me sobrepasaron, a tal punto de sentirme mal. Si bancar es de gil, bánquense los resultados negativos. Y no hablo del que tenga una idea futbolística distinta, sino del idiota que critica el esfuerzo de quienes buscan la gloria.

Para hablar hay que mirar, informarse y leer, me cansé de que gente que nunca vio una pelota en su vida, o esta sentada mirando tele todo el día me cuestione las cosas que amo. Veré los partidos solo, o bien comentare anonimamente, y me tragaré las palabras. Será una lección. Durísima. Pero así es el futbol, y así es la vida. Nada más.

Que viva el fútbol, y que viva, la Selección Argentina.