La sequía de nunca acabar

Varios jugadores de la Albiceleste tienen en sus espaldas las finales perdidas de los últimos años. Sólo un puñado conoce la gloria en la Selección, en sus diferentes modalidades; ninguno en la Mayor.

La sequía de nunca acabar
Romero, Messi, Kun, Fideo, Masche, Zabaleta, Garay, La base campeona olímpica en 2008 (Foto: Web).

Un deja vú. Final de Copa América, mismo rival, misma situacón: 120 minutos sin goles, y penales. En 2015, fueron Ever Banega y Gonzalo Higuaín quienes no convirtieron. En 2016, les tocó a Lionel Messi y Lucas Biglia. El héroe, como el año pasado, fue el capitán chileno Claudio Bravo (y compañero de Messi en Barcelona). Son 23 años sin títulos para la Mayor, y serán, como mínimo, 25, ya que recién Rusia 2018 será el próximo torneo a disputar. La sequía más larga de la historia albiceleste.

Cosa de no creer. Las últimas siete finales, perdidas, cuatro de las cuales fueron en Copa América; y de ésas cuatro, tres se perdieron desde los 12 pasos (ante Brasil en 2004, y las dos veces contra Chile, en 2015 y 2016). Mucha malaria junta. Pasan los entrenadores, los jugadores, los directivos. Pero hace más de dos décadas que la Selección Absoluta no puede coronar sus grandes campañas con títulos. Los procesos no son constantes, y no se vislumbra un proyecto serio de la Mayor, aunque sí hay que considerar que la Argentina continúa en los primeros lugares a nivel continental y mundial.

De los 23 convocados a USA ´16, sólo 9 campeonaron con la Albiceleste.

En ése lapso sí hubo festejos en las selecciones juveniles y olímpicas. Y de éste plantel de 23 futbolistas que participó en la edición Centenario, unos pocos pudieron darse el lujo de festejar. Repasando: en el Sudamericano Sub 17 2003, festejaron Javier Mascherano y Lucas Biglia. En el Mundial Sub 20 de Holanda 2005, Lionel Messi, Biglia y Sergio Agüero. Luego, en el Mundial Sub 20 de Canadá 2007, se consagraron Sergio Romero, Gabriel Mercado, Ever Banega, Ángel Di María, Biglia y Kun

¿Y en los Juegos Olímpicos? Ahí se van sumando más. De hecho, Javier Mascherano es uno de los dos deportistas argentinos de la historia que obtuvo dos medallas de oro (el otro es Juan Nelson), ya que festejó de Atenas 2004 (único sobreviviente de ésa camada en la Selección) y Beijing 2008, donde estuvieron varios de la base actual: Romero, Agüero, Messi, Di María, Banega y Ezequiel Lavezzi. También ganaron Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta, pero no fueron convocados Copa América Centenario. ¿El resto? Con poca historia en las divisiones menores de la Selección.

Un fin de ciclo para muchos, seguramente. La gran mayoría que estuvo presente en el  último Mundial y las últimas dos (o tres, o cuatro, o cinco) Copas América, se marchará. Momento de cambios de aire. Una generación que llegó siempre hasta lo más alto, pero terminó colgándose una medalla de plata tras otra. Una generación que fue brillante, aunque no pudo festejar con la Mayor. Pasaron 23 años, y contando.