Maradona: "Me duele lo de Higuaín, pero no es culpa del jugador"

Diego Armando Maradona, palabra mayor en Napoli, comentó sobre el pase del Pipa a la Juventus, "un rival directo" según lo definió el propio '10'. La eminencia futbolística, fiel a su estilo, cargó contra la dirigencia napolitana y aprovechó para quitarle responsabilidad al jugador.

Maradona: "Me duele lo de Higuaín, pero no es culpa del jugador"
Diego aconseja a Higuaín. El 10 dirigió al Pipa en Sudáfrica 2010. (Foto: Web)

El 30 de junio de 1984, el presidente Ferlaino decidió comprar a Diego Armando Maradona. No se imaginaba que esa contratación cambiaría la historia del Napoli para siempre. 

El Pelusa le dio al conjunto napolitano los únicos dos scudettos y la única Copa UEFA de su historia. Quizás por eso Maradona es considerado un Dios en Nápoles y se le perdona todo, hasta la forma en la que se fue en 1991 envuelto en un escándalo.

Amén de que sus declaraciones siempre tienen repercusión mundial, el eterno '10' es palabra autorizada en la vida napolitana. En ese lugar del mundo se esperaba especialmente que Maradona se pronunciara sobre el pase de su compatriota Gonzalo Higuaín a la Juventus.

El club de Turín pagará algo más de 94 millones de euros de la cláusula de rescisión para quedarse con el pase del Pipita, quien la última temporada llegó al récord de goles en uño del Calcio. Sin embargo, debido a la histórica confrontación entre el Sur y el Norte italiano, los tifosi napolitanos están que trinan con la decisión del francés nacionalizado argentino: cualquier recuerdo relacionado con Higuaín fue eliminado.

No obstante y en actitud contraria a lo que se venía especulando, Diego Maradona defendió al jugador y se encargó de defenestrar a la dirigencia napolitana, culpándola de la transferencia del delantero, a través de un comunicado que publicó en su cuenta oficial de Facebook.

"Me duele lo de Higuaín, porque va a un rival directo, como la Juventus", inició el 10 su publicación, aunque rápidamente advirtió: "Pero tampoco se le puede echar la culpa al jugador. Porque el jugador tiene su responsabilidad, pero los que hacen el negocio son los más felices". Durante el resto del mensaje, Maradona siguió con su campaña contra las dirigencias del fútbol, en especial con la entidad madre del fútbol mundial: "Nadie piensa en el hincha. Estoy cansado de decir que hoy es más importante un buen empresario, que un buen presidente". "Esto en mi tiempo no pasaba. Lástima que la FIFA siga durmiendo", cerró uno de los mejores jugadores de la historia.