Un Patón Albiceleste

Tras ser elegido como flamante director técnico de la Selección Argentina, repasamos  las veces que Bauza. formó parte del plantel Nacional. Compartió plantel con Diego Armando Maradona y Mario Kempes.

Un Patón Albiceleste
Bauza vistiendo la camiseta de Argentina. (Foto: Vavel.com)

Seguramente no son muchos los que recordarán el paso de Edgardo Bauza vistiendo los colores de nuestro país. Se dio el gusto de ser dirigido por los únicos dos DT que consiguieron ganar un Mundial, Cesar Menotti y Carlos Bilardo.

Si bien estuvo bajo las órdenes de ellos, no tuvo la suerte de integrar ninguno de los dos planteles que triunfaron en Argentina 1978 y México 1986, respectivamente. Es que, no fue convocado en los años del campeonato, sino años después de cada título. En 1981 y 1990.

Tras la consagración del conjunto Albiceleste, de local, en 1978, César Luis Menotti y sus jugadores afrontaron la preparación para la siguiente cita Mundial de la mejor manera posible. Cuando todavía Bauza defendía los colores de Rosario Central de la mejor forma –es ídolo en el Canalla-, el Flaco posó su mirada en aquel defensor central, alto, de melenas largas y rulos. No solo se destacaba por su gran trabajo a la hora de quitar el balón, sino que también tenía un potente cabezazo y mucho gol.

Muy joven en aquel tiempo, el Patón se entrenó con Argentina durante 5 largos meses con un solo objetivo por delante, España 1982. Tuvo su debut con la camiseta celeste y blanca ante Polonia en Octubre de 1981 y fue derrota 2-1.

El sueño de jugar el Mundial en tierras europeas quedó trunco un mes antes, cuando el DT le confirmó que no sería parte de la lista final. Es hasta hoy que lo recuerda como el día más triste de su carrera.  Pero el fútbol da revanchas… pregúntenle a Bauza sino.

“El día que Menotti me dejó afuera del Mundial 82 después de estar 5 meses concentrado. Era muy joven y la práctica la hice llorando”

Ya con mucha más experiencia, Carlos Bilardo lo sorprendió en 1989 cuando lo integró entre los jugadores que tenían chances de ir al Mundial que se disputaría en Italia. Cosechó dos choques más defendiendo la Albiceleste, ambos con derrotas, frente a México y Escocia.

Tiempo después, el Doctor lo incluyó en la lista definitiva para la gran cita.  "Era un defensor que cabeceaba muy bien, y yo quería evitar que me pasara lo de la final del Mundial de México ante Alemania, cuando me cabecearon dos veces. Lo llevamos porque andaba bien", recuerda Carlos.

Sabía que iba como alternativa de Juan Simón, quien jugó muy bien durante todo el torneo por lo cual, el Patón no tuvo la suerte de disputar un solo minuto en el Mundial de Italia 1990 pero lo recuerdan como un buen tipo, que se llevaba bien con todos y Bilardo destaca que “jamás se quejó por no jugar”.

“Fue una alegría tremenda, ya estaba terminando mi carrera y era una coronación. No lo esperaba”.