La Albiceleste fue más

La Selección Argentina venció a Uruguay por 1-0 y quedó en la cima de la tabla de posiciones en las Eliminatorias del mundial de Rusia 2018.

La Albiceleste fue más
Messi fue el mejor de Argentina, que vuelve a soñar | Foto: web

La Selección Argentina venció a su par de  Uruguay por 1-0 con gol de Lionel Messi por la séptima fecha de las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018. 

En el comienzo del encuentro, el Patón Edgardo Bauza paró un 4-2-3-1, un esquema mucho más ofensivo de lo que habitúa plasmar el Patón, para tratar de rodear a Messi y volcarse al ataque. Los titulares del seleccionado argentino fueron: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori, Emanuel Más; Javier Maschero, Lucas Biglia; Lionel Messi, Paulo Dybala, Ángel Di María; Lucas Pratto.

Por su parte, el Maestro Oscar Tabarez paró un 4-3-1-2 en busca de apropiarse de la pelota en mitad de cancha y lastimar en profundidad con la dupla ofensiva. Los titulares del seleccionado uruguayo fueron: Fernando Muslera; Jorge Fucile, José María Giménez, Diego Godín, Gastón Silva; Carlos Sánchez, Mathías Corujo, Egidio Arévalo Ríos; Nicolás Lodeiro; Luis Suarez y Edinson Cavani. 

En los primeros segundos, Uruguay insinuó que saldría como una topadora, pero se quedó sólo en intenciones. Argentina se acomodó rápidamente en la cancha y se adueñó totalmente de los hilos del partido. La Albiceleste intentaba presionar en el medio campo y salir en diagonal con los laterales, siempre buscando alguna intervención de Messi. Mascherano fue quién se hizo cargo del primer pase ante la presión constante que imponían Suárez y Cavani sobre Otamendi y Funes Mori. Con ésto, Uruguay apostó al error rival pero no encontró respuestas.

Rondando ya la media hora de juego, la Celeste se replegó en el fondo y alejó a la Argentina de su área manteniéndola en tres cuartos de cancha, aunque ésta última continuaba con la pelota entre sus pies. Los dirigidos por Bauza salían jugando limpio y por abajo, pero en los últimos metros se quedaban sin ideas para profundizar, por lo que recurrían a las rotaciones en la ofensiva: Messi y Dybala intercambiaban constantemente para perder las marcas. Fue ahí, cuando apareció la magia de Messi por el medio que, tras sacarse unas cuantas marcas de encima, remató y abrió el marcador para desatar el delirio de los presentes en el Malvinas Argentinas. 

De Uruguay poco y nada en la primera mitad. Sólo la dupla ofensiva intentó incomodar en algunos momentos, pero no pudo pisar fuerte en ningún momento.

En el complemento, el visitante intentó aprovechar la superioridad numérica en el campo - se había ido expulsado Dybala en Argentina por doble amarilla en la última jugada del primer tiempo - pero no lo consiguió. Argentina se reordenó con un 4-4-1, con Pratto recostado sobre el carril derecho y Messi como único punta, aunque ambos rotaban constantemente. 

Uruguay también cambió el diseño táctico inicial; con el ingreso de Cristian Rodríguez en lugar de Lodeiro, Tabárez paró un 4-4-2 para tener más presencia en la mitad de cancha. 

El visitante intentaba llegar a la igualdad pero no podía profundizar, el local se hizo fuerte en el fondo y, con el azar de su lado en algunas, mantenía el resultado. El juego se trabó, se ensució y fue cada vez más desprolijo. Lo más preciso era Messi, que manejaba los intentos de la Argentina y con grandes actuaciones individuales buscaba asociarse con Di María y Pratto para lastimar el fondo celeste.

Bauza movió las piezas rondando la media hora de la etapa final. Ingresó Lucas Alario en lugar de Pratto. El delantero de River Plate se posicionó también sobre la banda derecha en una segunda línea de cuatro para tratar de contener el ataque uruguayo.

En los últimos minutos el juego se ensució aún más y ninguno de los dos pudo alterar el resultado pese a algunas situaciones sobre el final. Argentina fue muy superior en la primera mitad donde consiguió la mínima ventaja, que después supo mantener con un jugador menos en el complemento, donde el juego fue sumamente desprolijo.