Del regalo de la fortuna, al camino del infierno

¿Regalamos dos puntos o ganamos uno? Un empate frío, y un panorama oscuro. Un equipo que no encaja, ante el pecado de colocar todos los nombres. Se terminó la primera rueda, y vienen cruces y viajes durísimos en la segunda. Estamos en posición de repechaje: un infierno.

Del regalo de la fortuna, al camino del infierno
Argentina se encuentra en zona de repechaje al finalizar la primera rueda. Fuente: Canchallena.

Argentina empató 2-2 con Perú como visitante por la 9na fecha de las Eliminatorias sudamericanas rumbo a Rusia 2018. El análisis es difuso, perdimos dos puntos por dos errores (el segundo más grave aún) pero pareciera que ganamos uno, por la visión de un equipo que en ningún momento pudo controlar el juego y el resultado a favor en dos oportunidades.

Comenzó bien, con intentos de un Agüero que, con el correr de los minutos, fue una caricia insipida en el ataque nacional, o Di María lastimando en el extremo izquierdo, con más guapeza que ideas. Funes Mori abrió el marcador con su primer gol en la Selección, pero volvemos al mismo problema: espacios en el mediocampo, que se generan por el pecado capital de poner todos los nombres en carpeta, incumpliendo sus roles naturales (Dybala de 8).

El segundo tiempo, una lastima, Perú mereció cachetearnos. Tras el empate encontramos de milagro un gol que a mi criterio, no reivindica para nada a un 9 que no logró ni siquiera tener un arranque en todo el partido. La equivocación de Masche nos hizo tocar el suelo, y ya no hubo más regalos que aprovechar.

Termina una primera rueda en la que recién en la última fecha pudimos ver un quiebre (Argentina ocupa la 5ta posición, 4 puntos por encima de Paraguay) ya que los resultados fueron muy parejos y los equipos bastante irregulares. Marcaba en la nota anterior que con el puntaje que posee la Selección en otras Eliminatorias se hubiera respirado un poco más tranquilo, pero en la actualidad la soga aprieta si no se consiguen los tres puntos, cualquiera sea la fecha o el rival.

Tendremos que encarar la segunda rueda con más urgencia que paciencia, con un partido tremendo de entrada, con Paraguay, que te puede catapultar o incendiar totalmente. Una segunda rueda en la cual hay que viajar a la altura de la Paz, altura de Quito, y jugar de visitante tanto con Brasil (nunca perdió como local en Eliminatorias); como con Uruguay en el Centenario. Seguimos invicto (el seleccionado suma 15 sin perder) pero con la preocupación de haber recibido 4 goles en los últimos dos partidos, ya que se perdió la defensa sólida en conjunto, ante los dos peores equipos de la Eliminatoria. En síntesis: ARGENTINA SE ENCUENTRA PERDIDA. Y cuando está perdida, es cuando llegan los problemas.

Habrá que encontrar la manera de jugar sin Messi, pero por lo pronto que vuelva, ya que sin él Argentina solo cosechó el 39℅ de los puntos.

Paraguay de local será un partido “para ganar sí o sí” y empezar a achicar el margen de error o las ventajas, que podemos llegar a pagar muy caro.

Contra la Albirroja de local, siendo redundante, será crucial para mirar con otros ojos la tabla, con tres bajas fundamentales en al defensa (Funes Mori, Otamendi y Zabaleta).

Empates que son derrotas, en la pasión y en la visión de un equipo, que por nombres gana por afano, pero en el campo brilla en desencanto.

Ojalá el martes, veamos otro equipo, y miremos con otros ojos el infierno Sudamericano.