Sin el diez no hay fútbol

El seleccionado argentino empató ante Perú en Lima y dejó pasar una gran oportunidad para seguir en el lote de los punteros. Falta de juego, un equipo partido en el mediocampo y más dudas que certezas para lo que viene.

Sin el diez no hay fútbol
Festejo de gol (Foto: Olé)

La visita a Perú siempre es difícil. Un equipo conducido por el Tigre Gareca, director técnico argentino, que juega un fútbol ofensivo y vertical que se vuelve por momentos insoportable para los rivales.

En el día de ayer, la Selección Argentina no encontró juego sin su máxima figura, Lionel Messi, y no denotó grandes cualidades para llevarse los tres puntos para nuestro país.

La falta de juego es moneda corriente sin el 10 argentino que siempre pide el balón y hace que los rivales se enfoquen en marcar a él y dejar libre al resto. Todo es más difícil sin el mejor jugador del mundo y el partido ante Perú en el día de ayer no fue la excepción.

El Patón Bauza decidió convocar nuevamente a Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín para tener el peso ofensivo que siempre mostró la Albiceleste en los últimos años. El esquema planteado por el entrenador argentino en los papeles parecía resultar ofensivo pero un detalle no menor se escapó en los 90 minutos, la tenencia del balón y la transición defensa ataque.

La formación 4-2-3-1 estaba integrada básicamente por un arquero, cinco jugadores para defender y los restantes cuatro para llegar al área rival. Paulo Dybala, figura en la Juventus de Italia, iba a ser el encargado de hacer las veces de Lionel Messi, algo que no encontró en ningún momento del partido ya que el jugador cordobés podrá retrasarse en el campo para pedir la pelota, al igual que lo hizo Agüero, pero siempre hay que recordar que son delanteros y su máxima ambición es estar constantemente en el área rival.

Pese a todos los inconvenientes presentados en el partido de ayer, la Argentina estuvo en ventaja en dos oportunidades en el marcador pero no supo aguantar el balón, enfriar el partido y generar más fútbol horizontal que vertical.

Ya con el 2 a 1 a favor con goles de Ramiro Funes Mori y Gonzalo Higuaín, los tres puntos parecían asegurados por parte de la Albiceleste ya que el ingreso de Ever Banega hizo que el equipo se calmara y encontrara el juego que tanto buscó.

Todo parecía controlado ante un Perú, que parecía sentir el trajín del partido en sus futbolistas, pero un error inesperado de Javier Mascherano provocó el penal, que convirtió en gol Cueva, y que decretaría el empate 2 a 2.

El seleccionado argentino ya dio vuelta la página pensando directamente en lo que será el martes por la noche cuando enfrente a Paraguay de local. Los tres puntos serán la máxima ambición de los jugadores ya que las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018 están apasionantes.