Empate con sabor agridulce en Gualeguaychú

Talleres igualó con Juventud Unida de Gualeguaychú, en un duelo donde podría haberse traído los 3 puntos. Lamentablemente lo sufrió en el último tramo y de penal, el local llegó a la igualdad. En esa misma jugada para colmo, se fue expulsado Olivera por doble amonestación.

Empate con sabor agridulce en Gualeguaychú
Nazareno Solís volvió a demostrar todo su potencial en el campo de juego. (Foto: Club Talleres)
Juventud Unida de Gchú.
1 1
Talleres de Córdoba

Por la segunda fecha del Torneo Nacional B de Transición 2016, Talleres de Córdoba se trajo un punto en su visita a Gualeguaychú. No obstante, dicha igualdad frente a Juventud Unida  podría haber tenido un desenlace distinto, ya que el empate del conjunto entrerriano se dio en el último minuto del encuentro, cuando el árbitro Ramiro López, sancionó penal ante una supuesta mano intencional de Wilfredo Olivera.

Si tenemos que dar un veredicto general de los 90 minutos disputados en Gualeguaychú podemos destacar que ambos conjuntos buscaron el gol con diferentes grados de intensidad y nivel. Sin embargo, el equipo más compacto y con llegadas del encuentro fue Talleres, ya que por medio de Nazareno Solís desbordó siempre en los tres cuartos de cancha.

A esto se le suma, la labor de Burgos y Jerez Silva en el mediocampo, con unos quites casi perfectos que no dejaron pasar ni jugar al equipo entrerriano. Sin embargo, dichos volantes alternaron su buena actuación con las faltas cometidas.

Fue así como se dieron los primeros 45 minutos, con Talleres yendo a buscar el gol a través de la triangulación de sus volantes ofensivos, como así también, con la colaboración de su único punta Javier Velázquez, que bajaba cada tanto a tres cuarto de cancha para apoyar a Solís y Reynoso en la creación de juego.

Justamente, en aquella primera mitad la más clara la tuvo el delantero ex Instituto con un cabezazo que fue desviado en la línea por el arquero local, Lucas de León.

No obstante y a pesar de esta falta de efectividad, el equipo de Frank Kudelka abriría el marcador en el inicio de la segunda mitad con una pelota envenenada disfrazada de tiro libre. El autor de aquel tanto para la euforia transitoria desatada en Talleres fue el pibe más desequilibrante de todo encuentro, ‘’la joya’’ Nazareno Solís.

Pero con el correr de los minutos y acercándonos al final, Juventud Unida no se dejó amedrentar por el resultado y con más amor propio que buen juego, se fue a la carga en busca del empate. Es en este tramo del cotejo donde se generó la jugada más polémica de la tarde, ya que en el último minuto de juego, el árbitro Ramiro López, sancionó penal y Lenci decretó el uno a uno definitivo para la felicidad del público local.