Sufrimiento y clasificación

A Talleres le costó más de la cuenta y, por su jerarquía individual, pudo vencer por 3 a 2 al digno Defensores de Pronunciamiento. Con el global 4 a 2, el Albiazul accedió a los 32vos. de final de la Copa Argentina

Sufrimiento y clasificación
Solís grita con alma y vida su gol. Era el segundo de Talleres, el que le daba la clasificación. (Fuente: Día a Día)

Talleres, a pesar de ser campeón del Federal A, tenía que jugar la novedosa Fase Preliminar Regional y el desconocido, hasta ahora, Defensores de Pronunciamiento de Entre Ríos (Depro) se cruzaba en su camino. Parecía un trámite, cuestión de resolverlo rápidamente y más aún con el 1 a 0 a favor en la ida. Sin presiones y sin obligaciones, el hincha se acercó al Kempes para disfrutar del partido y ver el pase a la siguiente ronda. Finalmente disfrutó de acceder a los 32vos, pero el equipo de Barrio Jardín sufrió más de lo que tenía pensado y estuvo lejos de mostrar su mejor performance. Así y todo, por su poderío ofensivo, consiguió el boleto a la próxima ronda. Sufrir para festejar, una especie de slogan para Talleres.

El equipo de Kudelka salió decidido a jugar en campo visitante desde el comienzo del partido. La primera jugada que animó al público fue un desborde de Solís, que centró y por poco no fue gol en contra. Pero, para sorpresa de propios y ajenos, a los '8 Defensores se ponía en ventaja en la primera vez que cruzaba la mitad de cancha, aprovechando el adelantamiento de la defensa Albiazul para, con un pase largo, dejar mano a mano a Robles que definió por arriba de Caranta. Con este resultado el partido se definía en los penales, sin embargo Talleres iba a empatar rápidamente, a los '13, con un sablazo de Reynoso que se metió donde anidan las arañas, luego de un despeje defensivo corto por parte de la visita, para plasmar la superioridad en el global.

Cuando el Albiazul empezaba a acomodarse y a hacer pie en la cancha, el Depro ampliaba el marcador con una jugada calcada: pelotazo nuevamente para Robles, a las espaldas de Olivera y Komar, y definición 5 estrellas en el mano a mano ante Caranta. Los murmullos empezaron a ser gritos en las tribunas del Kempes ya que el 1-2 clasificaba a los de Entre Ríos por el gol de visitante. La desesperación se adueñó de Talleres y le costó mucho vulnerar la doble línea de 4 del adversario. Era muy predecible y sólo contó con disparos desde fuera del área, como el de Solís, que sacó el arquero, y Jeréz Silva, que se fue alto. 

En el descanso, Kudelka mandó a Klusener a la cancha por el volante ex Godoy Cruz y, a los '2 del complemento, le cometían penal luego de un tiro de esquina. Se hizo cargo Strahman pero el goleador estrelló el remate en el palo y hacía parecer que nada le iba a salir bien a Talleres. Luego, Klusener iba a tener la suya aunque se fue muy alto el disparo a la altura del punto penal. Hasta que apareció Solís, el habilidoso volante proveniente de Villa Dálmine, para marcar el empate a los '5, luego de un cambio de frente de Eial y un excelente desborde por izquierda para colocarla lejos del arquero visitante. 

Ahora sí, la clasificación era para el local pero faltaba la cuota diaria de sufrimiento: '10 después Defensores pudo marcar el tercero a través de Echagüe, que la pico ante la salida de Caranta, y se fue apenas desviado cuando todos se agarraban la cabeza. En la réplica, Olivera cabeceó un centro que se fue por arriba.

Era el momento de rearmar el medio campo y dos variantes más vinieron con ese propósito: Solís, que trabó una pelota  y quedó sentido, por Juárez y, posteriormente, lo hacía Araujo, recuperado de su luxación, por Reynoso. 

Los últimos minutos fueron para el infarto: a los '43, Bravo ejecutó muy bien un tiro libre y pasó muy cerquita del larguero. El Depro ponía a Talleres contra su arco y el Albiazul no podía salir ni siquiera con pelotazos. Cuando la visita se venían con todo, Estigarribia le fue con plancha a Caranta y vio la roja. El telón empezaba a bajarse y el rival se le acabaron las ideas y el resto físico. Ya en tiempo de descuento, Talleres liquidó el pleito con una linda jugada: combinación entre Gutiérrez y Klusener, centro para Strahman que la dejó pasar para el ingreso de Araujo, que decretaba el 3 a 1 definitivo en su regreso para  redondear el 4-2 global. 

Talleres no jugó bien pero ganó. Esto lo explica la diferencia de jerarquía entre un equipo y otro, fundamentalmente en el aspecto individual y en el recambio. Tampoco se puede dejar de lado el poderío de gol que tiene le Albiazul, que así como jugó marcó por triplicado. Pero está claro que, en el 2016, este fue el partido más flojo del conjunto de Barrio Jardín y sufrió mucho por la última línea, que tuvo una noche para el olvido en líneas generales.. Por ahora le alcanza.

Seguramente Kudelka tendrá tiempo para mejorar algunas cuestiones. Por lo pronto, Talleres llegó a 23 partidos sin perder y accedió a los 32vos. de final de la Copa Argentina que compartirá con 64 equipos: 30 de Primera, 12 de la B Nacional, 5 de la Primera B Metropolitana, 4 de la C, 2 de la D y los 11 de la Fase Preliminar Regional.