Talleres - Instituto: cómo llegan al clásico

El martes a las 21.05hs se reeditará el viejo clásico ferroviario de manera oficial, luego de dos temporadas. En VAVEL te mostramos cómo llega cada equipo a la cita esperada.

Talleres - Instituto: cómo llegan al clásico
Talleres e Instituto prometen un duelo de alto vuelo, como protagonizaron Strahman y Rodríguez en el amistoso de verano. (Fuente: Mundo D)

Lo primero que hace el hincha cuando se sortea el fixture es buscar, automáticamente, la fecha en la que se enfrenta a su clásico rival. Así lo habrán hecho los de Talleres e Instituto, quizás con una mueca más feliz para los "albiazules" ya que se vio beneficiado por la localia, aunque esto es totalmente relativo y más en estos partidos.

La semana previa es distinta, diferente y las ansias, lógicamente, son mayores. En la sección de “preguntas frecuentes” para los clásicos se encuentra, en primer lugar, el famoso interrogante “¿cómo llega el equipo?”. Seguramente usted ya conoce la respuesta y, en definitiva, la conclusión es que no importa cómo llegue cada conjunto porque este es un partido aparte. Pero en VAVEL decidimos hacer oídos sordos (¿u ojos ciegos?) y ahondar en cómo llegan tanto Talleres como Instituto. Pase y vea.

Empecemos por el local: el camino de Talleres comenzó un 29/01 ante Guillermo Brown de Puerto Madryn, que fue el primer escollo luego de conseguir el ascenso a la Primera B Nacional. El equipo dirigido por Kudelka arrancó con el pie derecho al ganar 2 a 1 con tantos de Ramis y Solís, casi en el epílogo del cotejo. En la segunda fecha visitó a Juventud Unida de Gualeguaychú, su primer rival de visitante. Iba ganando el ‘Albiazul’ con gol de Solís pero, sobre la hora, el local logró el empate desde el punto del penal. En el seno del plantel quedó un sabor agridulce y la sensación de que se perdieron dos puntos.

Pero, luego de esa jornada, Talleres solamente cosechó victorias en sus posteriores partidos. En la tercera fecha doblegó a Villa Dálmine por 2 a 1, con goles de Velázquez y Ramis; la cuarta viajó a San Luis para enfrentar a la otra Juventud Unida y vencerla, categóricamente, con un 3 a 0. Se anotaron en el marcador Solís, Ramis y Strahman. De nuevo en Córdoba, por la fecha 5, recibió a Central Córdoba de Santiago del Estero al que venció por 2 a 0, demostrando pasajes de buen fútbol, con tantos de Ramis y Encina. Por último, el domingo pasado, hizo una visita de alto riesgo a Caballito para defender la punta ante Ferro. Empezó perdiendo (por primera vez en el torneo) pero sumó merecimientos y le ganó por 2 a 1 con goles de Solís y Strahman.

En números, Talleres llega al clásico con 16 puntos sobre 18 posibles. Es decir, ganó 5 y empató 1. Es el único puntero del certamen, el más goleador con 12 goles (4 Solís, 3 Strahman y Ramis y uno Velázquez y Encina) y el segundo con menos goles en contra con 4. A esto hay que sumarle que no pierde hace 26 fechas (Federal A, PBN y Copa Argentina), siendo su último traspié el 21/06/15 ante Maipú de Mendoza.

Futbolísticamente es en donde aparecieron algunas dudas en el inicio pero, con el correr de las fechas, se van disipando. Empezó con deudas en el juego y falta de contundencia, sumado lesiones como la de Araujo y el hecho de que algunos refuerzos que no estaban para jugar. Ahora, el equipo de Kudelka sale practicamente de memoria y, además, empezaron a aceitar el juego y a crear varias situaciones de gol por partido, aunque debe aprender a liquidarlos para no sufrir demasiado.

Por plantel largo, con jugadores de Primera División, campaña y datos estadísticos, la mayoría pone a Talleres como el candidato al ascenso pero el plantel mira para otro lado y, en cada entrevista, repiten que van partido tras partido, final tras final.

En la vereda de enfrente, el camino de Instituto es un poco más sinuoso. El contexto está influido por la crisis económica que envuelve al club de Alta Córdoba, por eso es que la mayoría del plantel está compuesta por jugadores de la cantera. Además el club pudo sellar pocas incorporaciones, lo justo y necesario para reforzar sectores puntuales de la cancha. A esto hay que sumarle que algunos titulares, de buen desempeño en el torneo pasado, emigraron a Primera División.

Con todo eso a cuestas, Instituto arrancó el torneo el 30/01 visitando a Gimnasia de Jujuy. Fue un 0 a 0 en un partido que lo pudo ganar (Bernardi erró un penal) pero las sensaciones eran positivas por el juego y las situaciones creadas. Había que revalidar ese buen punto de local pero la ‘Gloria’ iba a sufrir la falta de eficacia y a caer en dos presentaciones consecutivas: ante Atlético Paraná, en Alta Córdoba, por 1 a 0 y ante Douglas Haig, en Pergamino, por 2 a 0.

Iban 3 fechas y el elenco de Rivoira no podía convertir hasta que, en la cuarta jornada, se destapó ante Estudiantes de San Luis de local, al que le ganó por 2 a 0 con goles de Illanes y Vella. Luego venció a domicilio a Independiente Rivadavia con un contundente 3 a 0, aprovechando los errores del rival y concretando las llegadas. En el marcador se anotaron Mateo García, Correa y Vella. Por último, también el domingo pasado, no pudo sostener esta mini racha y cayó ante Santamarina, el inmediato perseguidor de Talleres, por 1 a 0 en el Juan Domingo Perón.

Numéricamente, y teniendo en cuenta los alicientes descriptos anteriormente, la campaña de Instituto no es mala: está décimo cuarto con 7 puntos, junto a varios equipos, producto de dos triunfos, un empate y tres derrotas. Sí bien el ‘Albirrojo’ no marcó muchos goles (5: 2 Vella y uno Illanes, García y Correa), tampoco le convirtieron tanto: sólo 4 tantos en contra, la segunda valla menos vencida al igual que su próximo rival.

En lo estrictamente futbolístico, Instituto no tiene un gran déficit. Los juveniles, y otros experimentados, están haciendo un gran papel en líneas generales. En gran parte de los partidos fue el equipo que más generó chances de gol y que, teniendo en cuenta esto, mereció mejor suerte. Salvo ante el conjunto de Tandil, en el que bajó su producción futbolística, la ‘Gloria’ redondeó buenas actuaciones y el déficit, en todo caso, está en que la cantidad de chances de gol que viene acumulando no se plasma en la cantidad de goles a favor que tiene.

El hincha de Instituto está orgulloso y se ilusiona con este equipo producto de La Agustina, que debe ser de los pocos conjuntos con un alto porcentaje de canteranos en sus filas. Pero la dirigencia, primero, tiene que ganar el famoso campeonato económico. A la larga es difícil lograr resultados con un plantel armado “como se pudo” pero la ilusión es lo último que se pierde.

Por lo pronto, Talleres e Instituto chocan sus caminos y no hay dudas de que nos ofrecerán un partido de alto vuelo. La mesa ya está servida, hagan juego.