Un Kempes de Primera

El conjunto cordobés festejó su ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino con un empate en cero frente a Brown de Adrogué. Ante más de 60 mil personas el flamante campeón del Torneo Nacional B no tuvo un buen partido pero su hinchada no paró de alentar.

Un Kempes de Primera
Foto: Mundo D

A estadio lleno el Matador festejó su vuelta a la Primera División del Fútbol Argentino. En una gran fiesta los dirigidos por Frank Darío Kudelka dieron la vuelta olímpica por el campeonato obtenido sin haber perdido ni un solo encuentro.

Talleres retornará a la categoría principal del deporte rey de Argentina tras doce años en divisiones de ascenso y muchos años negros.

Con un gran recibimiento y un pasillo dispuesto por su rival, la T tuvo un partido gris en el Mario Alberto Kempes y empató en cero en su último encuentro como local en el Torneo Nacional B.

En el primer tiempo lo más destacado fue la lesión de la cual se resintió Pablo Guiñazú a los 28 minutos, Emanuel Reynoso fue quien ocupó el lugar del capitán, y el disparo en el poste de Mauricio Asenjo cuando estaban finalizando los primeros 45 minutos.

En el complemento Guido Herrera salvó el cero con una buena atajada en un mano a mano frente a Asenjo, la cual fue la única jugada de peligro de la segunda etapa.

Al finalizar el encuentro el Kempes vivió una fiesta y sus jugadores pudieron celebrar junto a sus hinchas el ascenso a Primera.

A lo largo del torneo Talleres ganó 14 cotejos y empató los restantes seis. En dichos partidos anotó 30 goles y recibió 10.

En la última fecha la T visitará a Chacarita en San Martín para completar con su paso por el Nacional B e intentará mantener el invicto.