Temperley no crece en la definición

El Celeste tuvo un buen rendimiento en su partido frente a Lanús pero no pudo concretar las situaciones que fue generando. Un empate y dos derrotas, en un comienzo del campeonato que todavía no pudo marcar goles.

Temperley no crece en la definición
Foto: Prensa Temperley

Temperley cayó en su presentación ante su gente en el Estadio Alfredo Beranger, tras jugar la primera fecha de local en la cancha de Banfield, frente a Lanús por 1 a 0 con gol de penal de José Sand.

El Gasolero, en la previa, festejó su crecimiento con toda su gente al poder presentar la nueva tribuna Mariano Pepe Biondi construida por el esfuerzo de todo el club, que sigue creciendo paso a paso en diferentes temas institucionales. Los deportes amateurs, las instalaciones, en la cantidad de socios, en fin en casi todos los sentidos. Y digo casi porque todavía no puede crecer en la definición.

Desde la llegada del nuevo entrenador Iván Delfino, ex Patronato, el equipo se lo ha visto combativo en la mitad de la canca con un volante como Matías Sánchez en un gran nivel y en un gran estado físico. Ahora, con la inclusión de Fernando Brandán y Gabriel Esparza entre los titulares, también logró una explosividad muy importante para desarrollar los contraataques que planea al entregarle la pelota al rival. Ayer, los dos bajitos, fueron las armas para lastimar al Granate pero que supo cerrarse bien ante las embestidas que pudo generar el local. 

A pesar del resultado, que derivó de un error del capitán Gastón Aguirre tras cometerle penal al Pepe Sand, el equipo había funcionado bien en líneas generales. Buen nivel del atacante Marcos Figueroa, que pudo pelear varias pelotas arriba, como también de Leonardo Di Lorenzo -que volvió a la titularidad y reguló un buen primer tiempo-. 

En la defensa, la dupla central funcionó bien hasta el error de número 2 del equipo. En los costados, Cristian Chimino mantuvo el nivel que regularmente muestra, incluso con un importante tiro que golpeó el travesaño. Por su parte, el debutante Leandro Sapetti -que tuvo la tarea de marcar a un escurridizo Lautaro Acosta- ternó entre buenas y malas pero cumplió. 

La gente también se sintió crecida cuando vio en lo alto, al ídolo y emblema del club, al ex director técnico Ricardo Rezza que vino a ver a su equipo en el primer encuentro en este campeonato en el Teatro de Turdera.

Pero no pudo crecer en la definición. Tuvo algunos cabezazos y algunos tiros desde lejos, como el de un atrevido Brandán que supo escabullirse en varias ocasiones. El equipo tiene ganas pero todavía le falta. ¿Podrá crecer frente a Rafaela en la definición? Necesita pegar ese primer grito para destrabar la saliva que tiene dentro y poder encaminar mejores resultados. Y seguir creciendo, por que ya "es grande por su gente" pero quiere ser más.