Luis Escobedo, el ex Temperley que fue a Malvinas

En 1982 la dictadura militar estaba debilitada y a punto de caer, por esa razón recurrieron a una guerra sangrienta y sin sentido, que dejó un saldo de 649 muertes argentinas. Este 2 de abril se conmemora el 34° aniversario del desembarco argentino a las Islas Malvinas.

Luis Escobedo, el ex Temperley que fue a Malvinas
Foto: Prensa Temperley

Luis Alejandro Escobedo, ex jugador de Temperley, fue uno de los jóvenes que piso el suelo malvinense y luchó por nuestra patria. Cuando se inició la guerra, Escobedo  ya había terminado el servicio militar y al recibir la baja del mismo, se dedicó plenamente al fútbol. En ese momento, integraba el plantel juvenil de Los Andes.

“Una noche, me toca actuar en tercera, en un encuentro frente a San Lorenzo de Almagro. Al día siguiente, leo en el diario que se convocaba a la X Brigada Mecanizada, donde había prestado servicio. Me presenté, sin intuir nada, pensando que sería una reincorporación momentánea. Allí recibo el armamento, junto a mis compañeros, y viajamos en tren a la ciudad de Río Gallegos, sin siquiera haberle podido avisar nada a la familia”, expresó el ex Colón de Santa Fe.

Escobedo, quien jugó 52 partidos en el Gasolero (de 1996 a 1998), nunca se había imaginado que iba a ser parte de esta guerra. “El pensamiento general era que permaneceríamos unos días en la Isla. Yo era un chico de 19 años, que vivía en Ingeniero Budge, y con el único objetivo de jugar al fútbol. Por eso pensar en una guerra era una locura. Pero con el paso de los días, las noticias respecto de la llegada de la flota inglesa comenzaron a tomar fuerza, y el primero de mayo se iniciaron los bombardeos al aeropuerto”, explicó.

Cuando regresó de la guerra, el volante decidió no jugar más, prefería trabajar. Pero en su mente todavía rondaba la ilusión de transcender en el fútbol. “No había venido bien. Estaba por trabajar en Obras Sanitarias de la Nación. Un día mi viejo me dice ‘vamos a ver a Los Andes contra San Lorenzo en cancha de Vélez’. El último partido que había jugado había sido ese por la ronda anterior. Fuimos a verlo y ahí me surgieron las ganas de volver a jugar. Como siempre me venían a buscar del club para que vuelva y decidí ir a entrenar un día. Y al tiempo volví a debutar en la primera”, manifestó el ex combatiente.

Hoy, Escobedo asegura que el fútbol le sirvió como una terapia y que lo ayudo a poder hablar del tema sin problemas. “El fútbol me hizo una persona pública y al estar en esta burbuja que es el fútbol me ayudó muchísimo. Fue la clave para salir adelante”, concluyó.

Fuente: Todo X Temperley