Abrazados a la ilusión

Con un rendimiento rozando la perfección, Temperley logró traerse un triunfo histórico del Tomás A. Ducó.

Abrazados a la ilusión
Abrazo de gol. Foto: Prensa Temperley

Un duelo interesante se sucitaba entre dos equipos que venían con levantadas anímicas y futbolísticas. Los locales golearon a Atlético Tucumán en el debut de Ricardo Caruso Lombardi, mientras que los de Turdera no pudieron salir del cero ante Newell´s pero el rendimiento mostrado por los hombres de Mayor entusiasmaban con un partido de alto voltaje.

Golpear rápido

El encuentro comenzo favorable para la visita, que salió a coparle el mediocampo a Huracán e impidiendo que los extremos se sientan cómodos para atacar. Desde el arranque se planteó un esquema de juego más favorable al Celeste: presión para que dividan la pelota y contras rápidas, dejando mal parado a la defensa local. 

En este escenario Ariel Cólzera fue fundamental. El enganche capitalizó cada balón en ofensiva del Gasolero y decidió cómo iban a ser dichos ataques. La apertura del marcador,a los 15 minutos, nació de un gran pase del 10 para que Daniel Gonzalez logre central y que así Marcos Figueroa, tras una carambola, estampe el 1-0.

La ventaja en el marcador minorizó la contundencia Celeste y permitió que Huracán se acerque, a través de pelotazos cruzados, al arco de Matías Iáañez. Será tras un córner y un mal rechazo de la defensa visitante, que Mancinelli logró el empate para los de Parque Patricios a los 18 minutos de la primera etapa.

A pesar del empate el trámite del encuentro encontraba mejor parado a Temperley, que prefería no dividir la pelota y explotar las facilidades que concedían los laterales locales. Por otra parte, los de Caruso no podían tener dominio de pelota y todo terminaba en pelotazos, facilitando la tarea de los centrales contrarios.

Antes del fin de la primera parte los de Mayor tuvieron chances de aumentar el marcador pero Mancinelli y Marcos Díaz lo imposibilitaron.

Con paciencia todo llega

En el complemento el elenco de Turdera adelantó sus líneas ejerciendo una presión mayor a la defensa y mediocampo local, lo que posibilitaba una recuperación de pelota rápida y que Montenegro no cree el juego necesario para llegar al arco de Ibañez. 

Los de Mayor lograron neutralizar a los de Caruso Lombardi durante los últimos 45 minutos, consiguiendo la primera victoria en Parque Patricios. Con el correr de los minutos la dupla Arregui-Sanchez se hizo dueña del mediocampo y Ariel Cólzera manejaba los tiempos de los ataques, desordenando la defensa contraria constantemente.

La jugada previa al gol de Alexis Zárate demuestra la idea de Mayor: presión alta, toques rápidos y gran cantidad de jugadores en zona de anotación. 

A partir de la ventaja, Temperley se dedicó a hacer correr el balón y que los minutos se consuman, teniendo en cuenta la desesperación del rival y la poca oposición que este ejercía.

Con el silbatazo final la alegría en los jgadores fue inmensa ya que pudieron salir de la zona roja y alimentar los sueños de permanencia.

Los goles