¡Que el ataque no sea Gasolero!

Ese es el desafío de Gastón Esmerado, acertar en una ofensiva eficaz. Sánchez Sotelo, todavía no encontró su identidad con el Cele y Ramiro Costa, ingresando desde el banco se había ganado un lugar. ¿Las otras variantes? No convencen pero van rotando para ver quién da más.

¡Que el ataque no sea Gasolero!
Foto: Google.

loEn el último partido ante Banfield, la figura fue el arquero Josué Ayala. El ex Boca tapó tres bravas ante Michael López, Pablo Mouche y Nicolás Bertolo para conservar el punto valioso en el Lencho Sola. Y si la figura es el arquero, quiere decir o que el rival hizo mejor las cosas llegando al área contraria o que faltaron mejores actuaciones individuales o colectivas de parte del propio equipo. De hecho, en la delantera, el Gasolero está dejando bastante que desear en lo que va de la temporada.

Sucede que en el ciclo 2016/17 no se ponía tanto en evidencia porque tenía un delantero que catalizaba la responsabilidad de marcar los goles: Mauro Guevegeozian, quien hizo 7 tantos mientras estuvo en el Cele. Cuando el armenio se fue a Newell's, en el mercado de pases se procuró reemplazarlo con otro delantero de características parecidas.

Llegó Juan Sánchez Sotelo (desde Arsenal, donde había marcado 8 goles durante su estadía completa), para aportar más movilidad en ataque. En Temperley, hasta ahora, disputó dos partidos de titular (frente a River y Rosario Central, donde el Cele perdió y empató respectivamente) y cinco ingresando desde el banco de suplentes. En ninguna ocasión se le abrió el arco y Ramiro Costa, quien llegó desde Atlético de Rafaela, ingresó en su lugar y se fue ganando ese puesto que no tenía dueño en la parte ofensiva. Y aunque no sobra nada, pudo marcar dos goles contra Arsenal, dándole el triunfo a su equipo y frente a Racing a pesar de que fue una derrota.

En el plantel hay otros delanteros como Fabián Muñóz, quien jugó de extremo izquierdo ante Defensa y Justicia y no rindió del todo, Marcos Figueroa, quien volvió a la titularidad ante Banfield y Ezequiel Montagna, quien jugó solo tres encuentros de titular. Evidentemente, niguno conformó al por entonces entrenador Gustavo Álvarez, por lo cual uno de los desafíos para el nuevo DT, Gastón Esmerado, estará en revitalizar el ataque para poder solventar el gran objetivo de la temporada: permanecer en Primera.