Anuario VAVEL Temperley 2017: Gastón Aguirre, el hincha que alienta desde el banco.

Gastón Aguirre, ídolo, hincha, socio, jugador y capitán de Temperley no tuvo su mejor nivel futbolístico en la Superliga por eso tan solo jugó cuatro partidos en lo que va del semestre.

Anuario VAVEL Temperley 2017: Gastón Aguirre, el hincha que alienta desde el banco.
Anuario VAVEL Temperley 2017: Gastón Aguirre, el hincha que alienta desde el banco.

El “Tonga” estuvo a punto de retirarse debido a una serie de lesiones en su rodilla pero la fuerza de voluntad más el acompañamiento médico le dieron una posibilidad más de jugar al fútbol.

Aguirre debutó en el año 2000 en el Gasolero, luego fue traspasado a Olimpo de Bahía Blanca donde tras sus buenas actuaciones en la temporada 2002-2003 emigró a Newell´s Old Boys de Rosario, donde conquistó el Torneo Apertura 2004. En 2007 se fue a San Lorenzo donde tuvo un gran nivel (fue campeón del Clausura 2007) hasta lesionarse del tendón de Aquiles en el año 2010. Volvió siete meses después a jugar pero una lesión en la rodilla lo marginó hasta el año 2011, año fatídico para el Tonga ya que se resintió de los ligamentos cruzados y sería baja hasta noviembre, pero este plazo se alargó ya que su rodilla le rechazó un injerto y ante este panorama no sabía si podía volver a jugar.

Temperley, ese mismo club que lo vio nacer fue quien lo apoyó en todo el proceso de recuperación y le dio la oportunidad de volver a jugar al futbol. Con el club de sus amores, Aguirre conquistó el ascenso a la B Nacional en la temporada 2013/14 y tan solo seis meses después el ascenso a la Primera División luego de 27 años sin ser parte de ella para Temperley.

Aguirre no tuvo un buen comienzo de Superliga como todo Temperley.  Se lo notó a destiempo a la hora de marcar y con muchos errores en la dupla defensiva que hicieron con Williams Riveros, razón por la cual es un abonado al banco de suplentes en estos últimos siete partidos en donde no ingresó ni una sola vez.

Líder en el vestuario del Gasolero, el Tonga buscará encontrar su mejor nivel, se lo ve entrenando todos los días con un preparador físico para estar completamente óptimo para afrontar lo que será una nueva etapa por la permanencia en la Primera División, la tercera desde que ascendió con el Gasolero.