Dura derrota en Tucumán

Temperley jugó mal y cayó por 3-0 frente a Atlético Tucumán en el día de ayer por la décimo tercera fecha de la Superliga y desperdició la chance de pasar a Olimpo en los promedios y acercarse a Tigre, quien es el que por ahora se salva del descenso a la B Nacional.

Dura derrota en Tucumán
Bogino y Nani en plena lucha por impactar la pelota con su cabeza

Gastón Esmerado llegó con la idea que siempre sostiene, la de sumar puntos en todas las canchas en donde Temperley juegue por la Superliga, pero en frente se topó con un Atlético Tucumán con un estilo de juego ya definido y aceitado a lo largo de su estadía en la Primera División que lo llevó a jugar por primera vez una Copa Libertadores el semestre pasado. Esmerado para eso puso el mejor equipo posible que tenía tan sólo cambió un nombre con respecto a los amistosos de pretemporada, el entrenador decidió prescindir de Fernando Brandán para que ingrese Emiliano Ozuna, pero luego mantuvo la base: Josué Ayala en el arco; Adrián Scifo, Ignacio Boggino, Matías Nani y Marcos Pinto en la defensa; Sebastián Martelli, Adrián Arregui, Leonardo Di Lorenzo y el ingreso de Ozuna en el medio campo y en la delantera, Ezequil Montagna y Juan Ignacio Sánchez Sotelo.

Temperley inició de la peor manera el partido, tras un gran pase entre Boggino y Nani de Luis Rodríguez el conjunto dirigido por Ricardo Zielinski se puso en ventaja a los 3´del primer tiempo tras una gran definición de Mauricio Affonso. El Gasolero no pudo hacer pie en el partido y no pudo hilvanar una secuencia de pases que genere peligro cerca del arco de Augusto Batalla y todo empeoró cuando tras cuatro tiros de esquina seguidos Yonathan Cabral anotó el 2-0 de cabeza a los 23´minutos. El primer tiempo terminó 2-0, con un claro dominio del Decano sobre el Celeste por lo que Esmerado se fue muy preocupado al descanso y convencido de modificar algo para revertir la historia.

El Gasolero sin dudas cambió su imagen en la segunda mitad, con el ingreso de Marcos Figueroa por Martelli le dio más frescura al ataque, además de incrementar el peligro, pero los ataques fueron escasos y la pelota le llegó poco a los delanteros. Solo una situación de peligro le generó a Batalla pero el arquero respondió muy bien tras un disparo a quemarropa dentro del área, por lo que el Decano se dedicó a jugar de contragolpe y en unas de esas contras, tras una gran corrida de Nery Leyes que aprovechó David Barbona para pegarle desde afuera del área y hacer un verdadero golazo a los 56' del segundo tiempo y sentenciar así el partido.

Temperley deberá mejorar mucho para la próxima fecha. Demostró ser un equipo sin peligro y muy débil a la hora de defenderse, por lo que si quiere ganar frente a Talleres de Córdoba en el Alfredo Beranger tendrá que trabajar muy duramente en la semana para buscar esos tres puntos que lo acerquen aún más con el deseo de permanecer al menos por otro año más en la Primera División del fútbol argentino.