De La Boca a Victoria

Leandro Marín se convirtió en el octavo refuerzo de Tigre para la temporada 2016. Sin continuidad en Boca, el lateral tendrá su chance en el Matador.

De La Boca a Victoria
Marín con la pilcha matadora (Foto: Tigre Oficial).

Tardaron en llegar, pero vinieron todos en demasía. Tigre perdió a buena parte del equipo que jugó en 2015, sin embargo éste año incorporó en todas las zonas del campo de juego, con futbolistas de calidad.

Este jueves, llegó a Tandil lel defensor Leandro Marín, lateral por derecha que viene de Boca Juniors, al no ser tenido en cuenta por Rodolfo Arruabarrena (quien fuera jugador y DT de Tigre). De hecho, sin siquiera haber jugado ningún amistoso de pretemporada, está convocado para el primer partido en el campeonato, éste sábado ante Argentinos Juniors.

Marín, de 24 años, jugó toda su carrera en el Xeneize. Debutó en el Clausura 2010, y con intermitencias, logró un puñado interesantes de partidos tanto locales como internacionales. En total, con la Azul y Oro disputó 61 encuentros, con tres goles, dos de ellos en certámenes coperos (le marcó a Rosario Central en el Transición 2014 y en la Copa Sudamericana de ese año; y también a Palestino de Chile, en la Copa Libertadores 2015).

En su haber, el 4 cuenta con cuatro títulos en Boca (Apertura 2011, Copa Argentina 2012, Campeonato 2015 y Copa Argentina 2015). Además, jugó en la Selección Argentina Sub 17 (un Sudamericano y un Mundial en esa categoría, en el año 2009).

Ya son ocho las incorporaciones para Mauro Camoranesi este verano. Un arquero (Adrián Gabbarini), tres defensores (Alejandro Rébola, Rodrigo Erramuspe y Leandro Marín) y cuatro mediocampistas (Diego Castaño, Lucas Pittinari, Ezequiel Cirigliano y Sebastián Piriz).

El puesto de lateral por derecha estaba vacante en el plantel, ya que improvisaban en ése puesto Erik Godoy (que es primer central) y Martín Galmarini (naturalmente volante). Puesto cubierto, con un jugador que logró armar su historia en el último campeón del fútbol argentino y que busca foguearse en Victoria para demostrar su potencial.