Tigre llega tarde a su partido

Contra Boca, el fútbol floreció, así como los goles que aparecieron en los segundos 45 minutos. Contra Unión, nunca llegaron.

Tigre llega tarde a su partido
Blengio, Menossi y Galmarini, de espaldas al festejo de Malcorra (Foto: Infobae).

Dicen que llegar puntual es llegar cinco minutos antes. Que si llegaste a la hora pactada, estás tarde y que para llegar cinco minutos tardes, mejor ni llegues. Esto aplica para todo ámbito de la vida, y a eso nos ha estado acostumbrando Tigre. Sabemos que puede llegar cinco minutos antes, pero se empeña en ser puntual y eventualmente llega tarde.

Si reemplazamos la palabra puntualidad, por el concepto de encontrarse futbolísticamente, ser creativos, proponer, generar futbol, presionar, buscar el gol, entonces, encontraremos en esa frase, lo que hace mucho nos demuestra Tigre. Semanas más, semanas menos.

La llegada de Pedro Troglio pareció dar un cambio en nuestra rutina y amagó con un mejor despertar. Sin embargo, nuevamente este último fin de semana, ni bien nos levantamos, nos hicieron el primer gol, un gol que llega demasiado temprano: Tigre fue impuntual. No estuvo atento y concentrado cuando el partido ya llevaba varios minutos de juego.

El buen rendimiento de la mitad para arriba frente a Racing dejaba el sabor amargo del empate, pero dulce de sabernos con un punto en una difícil cancha frente al rival con la mejor delantera, mientras nos remarcaba la debilidad de nuestra defensa. Se confirmó el poder ofensivo del matador cuando recibimos a Boca, pero esta vez la defensa no flaqueó y Tigre se pudo quedar con importantísimos 3 puntos. ¿Qué pasó luego que con Unión no se pudo rescatar una unidad?

El Matador no ofreció juego, Lucas Janson no fue el mismo que los dos anteriores encuentros. Sebastián Rincón no fue la sombra de la pantera peligrosa que sabe ser. El mediocampo es la clave para que nazca el juego y parece que dependemos de dos pares de piernas hábiles para que desde ahí para arriba surja todo. Alexis Castro, Japo Rodríguez, Sebastián Píriz, Ezequiel Cirigliano. Nombres no faltan, pero entre lesiones y sanciones, cuesta juntar a dos de estos cuatro jugadores, en un medio compuesto por tres, tal que éstos puedan asociarse con los extremos.

Esa es la idea propuesta por Troglio, Volantes creativos asociados con extremos rápidos y letales: Castro y Janson saben que pese a su juventud pueden ser la amenaza de cualquiera de los 29 equipos restantes en la Primera División argentina, pero Tigre es impuntual, llega sobre la hora al campo, y las ideas aparecen tarde, demasiado tarde. Contra Boca el segundo tiempo ofreció el futbol que en los primeros 45´ no se pudieron ver, contra el Tatengue nunca llegó a materializarse.

Está claro que Tigre tiene todo para hacer fútbol, sólo falta llegar cinco minutos antes.