De la mano de Japo

Jorge Rodríguez volvió a marcar gol en Tigre y su presencia le dio más profundidad al equipo. El uruguayo, cada vez más importante e influyente.

De la mano de Japo
Japo, festejando con Fede y el Chino (Foto: Olé).

La partida de Matías Perez García, a mediados de 2014, dejó al Matador sin un gran enganche, además de pateador de pelotas paradas por excelencia. Sin embargo, agarró la 10 Lucas Wilchez, que en la última etapa con Alegre y durante casi toda la era Alfaro fue titular; pero con altibajos. Hasta que llegó Jorge Rodríguez y le quitó lugar.

Se fue Alfaro, llegó Mauro Camoranesi y, automáticamente, Japo quedó colgado. Relegado. Ni concentraba. Sin estar lesionado ni suspendido. No era el gusto del italoargentino. Sin embargo, ya en la cuerda floja, Camora lo puso de titular ante Huracán, y el uruguayo le respondió con un gol. No obstante, Tigre cayó una vez más ante su gente, por 2-1 ante el Globo, y Camoranesi dijo adiós.

La llegada de Pedro Troglio, además de cambiar la mentalidad del plantel y levantar al equipo (con Camoranesi, Tigre había sumado 5 puntos de 21, uno con el interinato de Pepe Castro, y con Troglio, lleva 7 de 12), le dio protagonismo al futbolista uruguayo, que suma su experiencia con su zurda prodigiosa y su explosión para comandar al equipo de tres cuartos de cancha en adelante, siendo el dueño absoluto de las pelotas paradas.

Ayer, en el triunfo 2-0 ante el Sarmiento de Caruso Lombardi en el Coliseo, cerró el triunfo, recibiendo un pase de Lucas Janson (auto del primer gol) y definiendo de primera y zurda, en la medialuna, para ponerla al primer palo de Trípodi y sentenciar el pleito.

Sus números, en sólo cuatro partidos jugados en el torneo, son fenomenales y en cada encuentro, fue influyente: gol a Huracán (caída por 2-1), asistencias a Janson y Godoy en el 3-3 contra Newell´s, asistencia a Rincón en el 3-3 contra Racing y el gol contra Sarmiento.

También, como contracara, tiene sus cosas negativas, como el penal que malogró en la igualdad en tres contra La Lepra, o la insólita expulsión ante la Academia, sobre el final del partido, quedando dos fechas suspendido. Cuestiones disciplinarias que deberá ir puliendo.

Japo se adueñó del sector izquierdo del mediocampo, con el tridente arriba. Así, le sacará el lugar a Alexis Castro, que tras su triplete a Atlético Tucumán, el costó volver a tomar la conducción del equipo e influir en el área contraria, aunque el joven Pucho seguirá teniendo sus chances. Pero el charrúa demuestra fecha a fecha por qué tiene que ser titular.