Resumen Tigre Vavel: el medio matador, en orden

La línea de volantes en Tigre fue mutando pero con Troglio, se terminó de acomodar y afianzar con tres jugadores claves: Galmarini, Menossi y Rodríguez.

Resumen Tigre Vavel: el medio matador, en orden
Japo fue clave para el medio, con su pegada y juego (Foto: Olé)

Dicen que la parte más importante de un equipo de fútbol es el mediocampo. Y razón tienen. Es el lugar donde se empieza a gestar el juego, la recuperación, la visualización del campo de juego y los relevos tantos para los defensores como para los delanteros. Tener una línea de volantes sólida y perdurable es la base del éxito de un equipo. Y en Tigre, en éste semestre, costó, pero Pedro Troglio pudo darle la vuelta de rosca a ése sector.

Con Mauro Camoranesi, y su táctica 4-4-2, comenzó con nombres inesperados, como el debut absoluto del juvenil Sebastián Balmaceda, haciendo las veces de volante por derecha. La línea de doble cinco, conformada por Lucas Pittinari (refuerzo 2016) y Lucas Menossi, y en la izquierda, Lucas Wilchez. Así duró hasta la fecha 4, ante Temperley, donde jugó Kevin Itabel de 8 y Sebastián Píriz (otro refuerzo de Camora) por Menossi; pero en la goleada a Atlético Tucumá, jugaron Itabel, Píriz, Ezequiel Cirigliano y Alexis Castro (que tuvo su tarde de gloria ante el Decano, y después no volvió a deslumbrar) de derecha a izquierda. Parecía que había encontrado la fórmula, pero no fue así. Adiós contra Huracán.

Troglio arregló varios problemas en el equipo, entre ellos al medio. Sabía que era urgente conseguir buenos resultados al corto plazo, y no perdió tiempo: del 4-4-2 al audaz 4-3-3. Un bloque de mediocampistas con un toque ofensivo, con Martín Galmarini de ocho (su puesto atural y donde mejor rindió; y o de 4 como venía jugando), Lucas Menossi sólo en el círculo central y en la banda, Jorge Rodríguez, el que fue borrado por Camoranesi y luego fue figura. Eventualmente hubo cambios, pero obligados (sean lesiones o suspensiones), así que estos tres volantes jugaron y rindieron.

En el último partido del semestre, en la Copa Argentina, jugó Galmarini de 4, ya que Leandro Marín ni fue tenido en cuenta y no lo será más. Sin embargo, con muchos jugadores que son prescindibles (Cirigliano que ya no está, Pittinari, y en menor medida Píriz), Peter mantendrá a su línea que le rindió y que fue el motor de la levantada matadora.