Se va armando el equipo

Troglio aprovechó la pretemporada para conformar al equipo que quiere para el campeonato, sin abandonar el 4-3-3 y dándole rodaje a todos sus futbolistas. Cachete y Japo, ¿pueden jugar juntos?

Se va armando el equipo
Janson, Morales y Galmarini, tras el amistoso ante Huracán (Foto: Tigre Oficial).

Hasta que no cierre el libro de pases, aún habrá posibilidad que siga el movimiento en Victoria, sean de salidas o bienvenidas. Sin embargo, a dos semanas del arranque el campeonato, Pedro Troglio empezó a dar algunas muestras del once que se verá el próximo semestre.

El Matador disputó cinco amistosos de pretemporada, jugando con titulares y suplentes ante cada rival. Tuvo fútbol versus Libertad de Concordia, Gimnasia y Concepción del Uruguay y Patronato en Entre Ríos; Olimpo en Escobar y el último, la doble victoria contra Huracán en Parque Patricios. Más allá de los resultados, que variaron entre positivos y negativos, la idea del cuerpo técnico era aceitar la táctica, lograr un buen funcionamiento con un ataque explosivo, un medio de buen pie y una defensa ordenada, y que todos tengan su oportunidad.

La delgada línea entre un equipo ofensivo y de buen pie con el desequilibrio.

En principio, el equipo base titular en la pretemporada fue el siguiente: Javi García en el arco, que a pesar de las ofertas sigue en el plantel y es referente. En la defensa, la línea de cuatro con Martín Galmarini de lateral derecho (como terminó el semestre pasado), la zaga central con Erik Godoy y Oliver Benítez (refuerzo) y de 3 Emiliano Papa. En el medio, mucho fútbol, con Diego Morales como 8, Lucas Menossi firme de 5 y en la izquierda, Jorge Rodríguez. Y el tridente ofensivo, el que se consolidó y mejor rinde: Federico González, Sebastián Rincón y Lucas Janson.

Un equipo, a priori, ofensivo. Troglio dejó en cancha a sus dos mejores jugadores a la hora de armar juego, Cachete y Japo. Sin embargo, la pregunta que surge es: el medio: ¿no queda desequilbrado? El único volante con marca es Menossi, y puede sufrir la falta de compañía, aunque los delanteros bajen a colaborar en la recuperación de la pelota. La defensa sufrirá si no hay la contención necesaria más arriba.

Otra de las dudas es la siguiente: ¿quedará Pato Galmarini de 4? Llegó Paulo Lima, un lateral natural para cubrir ese sector. Y Galmarini, en ocasiones, sufre la falta de marca, ya que es un jugador de más subida y llegada al área rival. La cuestión es que si Pato vuelve a su puesto de 8, ¿dónde iría Morales? ¿De enganche, de delantero? ¿Y quién sale? Un lindo problema para Troglio, que sabe que, quizás, no pueden jugar todas su figuras al mismo tiempo. Pero tiene tiempo para escoger y decidir lo que considere más conveniente para Tigre. Hay equipo.