El histórico 2012

Hace cuatro años, el Matador daba dos zarpazos heroicos: fue subcampeón del Clausura, salvándose milagrosamente del descenso, y meses después, fue finalista de la Copa Sudamericana.

El histórico 2012
Subcampeonato local e internacional (Fotomontaje).

Tigre, tras sus regreso a primera en 2007, logró afianzarse rápidamente, sorprendiendo a todos con los segundos puestos del Apertura 2007 y Apertura 2008. Eso devino, lógicamente, en un buen colchón de puntos y tranquilidad en los promedios. Sin embargo, todo se complicó en el Apertura 2009, cuando el equipo que dirigía Diego Cagna tan sólo cosechó 8 puntos, y vinieron campañas irregulares en 2010 y 2011. Por lo tanto, era una obligación hacer una campaña extraordinaria en la temporada 2011/12. En el Apertura ´11, Tigre sumó 27 unidades. Había que redoblar la apuesta en el Clausura ´12.

Clausura 2012

Con Rodolfo Arruabarrena a la cabeza del plantel (había sido jugador del Matador años antes), el equipo de Victoria realizó una campaña extraordinaria en ése Clausura. Comenzó muy bien, sumando 14 de los primeros 18 puntos en juego (con cuatro victoria seguidas: 3-1 a San Martín de San Juan, 2-0 a Godoy Cruz, 1-0 a Lanús y 2-0 a Banfield), aunque luego hubo una seguidilla sin ganar, que se cortó en la fecha 10, con la gran victoria 2-1 ante Boca en el Coliseo, cortando la una gran racha invicta del Xeneize.

El objetivo era la permanencia, aunque con el correr de las fechas, la gente de Tigre se ilusionaba, sobre todo tas las victorias por 3-1 a Newell´s (con triplete de Carlos Luna) y San Lorenzo (duelo clave por los promedios). Sin embargo, Arsenal de Sarandí tuvo un sprint final mayor, y en la última fecha, Tigre (con chances de ser campeón y aún así jugar la Promoción), aseguró otro año más en Primera al empatar 2-2 ante Independiente. Sumó 36 puntos, y el campeón, Arsenal, se coronó con 38. Subcampeón.

 A pesar de no haberse quitado la espina de 2007 y 2008, se festejó como un título, ya que el Matador logró un campañón de 63 puntos en la temporada, clasificó a la Copa Sudamericana 2012 y tuvo en sus filas al goleador del campeonato, el Chino Luna, con 12 tantos.

Copa Sudamericana 2012

Acceder a este certamen fue un premio al gran esfuerzo por mantener la categoría. Con el Vasco aún como DT, el equipo de Victoria afrontaba su segunda competición a nivel internacional (habían jugado la Sudamericana 2009, con una elimiación tempranera). Sin sobresaltos, Tigre superó a primera ronda, al vencer por un global de 6-2 a Argentinos Juniors.

En paralelo al campeonato, Tigre afrontaba el Inicial 2012, donde se empezaron a ver malos resultados y, por ese motivo, Arruabarrena decide dejar Victoria. Agarró el mando Néstor Gorosito, que pudo acomodar el barco y, en la Copa, en los octavos de final, remontó la serie ante Deportivo Quito: los ecuatorianos, todavía con el Vasco dirigiendo, ganaron en la altura 2-0, y en el mismísimo debut de Pipo, el Matador goleó 4-0 en Victoria. En la siguiente fase esperaba Cerro Porteño, que volvió a ganar en la ida, 1-0; sin embargo, en el Coliseo, el Matador se impuso 4-2 y avanzó a la semifinal.

Entre los cuatro mejores de Sudamérica, y ya como prioridad el certamen copero, Tigre debió vérselas ante un grande de Colombia, Millonarios. En el primer partido, en el Delllagiovana, fue un cerrado 0-0. La vuelta, en El Campín de Bogotá, empate 1-1 (gol del Flaco Echeverría) y, gracias al anto de visitante, a la final. Heroico.

Todo se definió ante San Pablo, el gran candidato, tricampeón de la Libertadores y tres veces campeón mundial. La primera final debió jugarse en La Bombonera, ya que a Conmebol no permtió que sea en el Coliseo dado que no contaba con la capacidad mínima para una final internacional (como le pasó a Arsenal en 2007, donde debió jugar de local en cancha de Racing). Fue 0-0, y en la vuelta, en el Morumbí, ganaban los paulistas 2-0 y no se jugó el segundo tiepo por una lamentable actitud de la policía brasilea, reprimiedo a los jugadores y cuerpo técnico del Matador. Así que debieron conformarse con la medalla de plata. Así y todo, Tigre rugió en el continente y se clasificó por primera vez a una Copa Libertadores,  la del 2013, al haber sido el equipo argentino que más lejos llegó en la Sudamericana.