Mantener el cero, misión imposible

Por décimo partido consecutivo, el arco del Matador sufre, al menos, un gol del rival. Cosa que Adrián Gabbarini ni Nelson Ibáñez lograron detener. Un factor clave que explica la irregularidad del equipo.

Mantener el cero, misión imposible
Urribarri y Benítez lamentan el gol de González (Foto: El Ciudadano).

Tigre perdió su racha de siete partidos sin derrotas. También, pierde jugadores fecha a fecha, por lesiones. El único aspecto en el cual el Matador es regular es en su valla: en los 10 partidos del torneo, recibió goles. Un flagelo sin fin.

Sin Javier García, comenzó atajando Adrián Gabbarini, y luego tomó la posta de los tres palos el llegado de Racing, Nelson Ibáñez. Ambos arqueros son confiables, pero ninguno pudo culminar los 90 minutos sin tantos en su red. A Tigre le anotaron 13 goles en el campeonato, distribuidos de la siguiente manera: Estudiantes LP (3), Newell's (1), Huracán (1), Independiente (1), Boca (1), Olimpo (1), Unión (1), Lanús (1), Belgrano (1) y Godoy Cruz (2).

Uno de los mayores défecits defensivos del equipo de Victoria es en la pelota parada, donde sufre más de la cuenta, en los tiros libres o córners del rival.

¿La última vez que se terminó con el arco en cero? 25 de mayo pasado, en la cancha de Banfield, ante Douglas Haig, por la Copa Argentina. Fue 0-0, aunque el equipo de Perganino ganó 4-2 en los penales.

La defensa, salvo imprevistos de última hora, siempre es la misma: Ibáñez al arco, línea de cuatro con Martín Galmarini en el lateral derecho, la zaga central con Erik Godoy y Oliver Benítez, y Bruno Urribarri en la banda izquierda. En estos jugadores, Pedro Troglio confía para defender él arco tigrense. Sin embargo, aún no logra terminar con la valla invicta. Contra Quilmes en Victoria, ¿se romperá el maleficio o seguirá sufriendo festejos del adversario?