Cara a Cara: Blengio vs Barboza Ullúa

Dos zagueros aguerridos estarán enfrentándose en Florencio Varela. Por un lado, la juventud y solvencia de Alexander Barboza Ullúa, líder de la defensa del Halcón, y por otro el Chimi Blengio, emblema y estandarte de un Matador que quiere volver a ser.

Cara a Cara: Blengio vs Barboza Ullúa
Fotomontaje:

Por la fecha 25 del campeonato, que ya está entrando en su recta final, y se enfrentan dos equipos con realidades bien definidas: por un lado, Defensa, sin problemas de promedios, que sigue adelante en la Copa Sudamericana, en la Copa Argentina y en el torneo, aspira a clasificar a la Sudamericana 2018; ante Tigre, que no levanta cabeza, eliminado prematuramente en la Copa Argentina y que, insólitamente, no le pudo ganar de local ante San Martín de San Juan. A continuación, destacamos a los zagueros centrales de cada equipo.

Alexander Barboza Ullúa

El segundo marcador central de Defensa y Justicia, con sólo 22 años, ya es un jugador afianzado en la Primera División. Surgido de River pero sin oportunidad de mostrarse en el Millonario, en 2015, fue a préstamo a Atlético Rafaela, donde disputó 13 partidos y anotó un gol (justamente, a River), y en 2016 recaló en el club de Florencio Varela de la mano de Ariel Holan, y ahí se consolidó.  Con un gran fuego aéreo y porte físico imponente (mide 1,93 m.), lleva 43 partidos disputados en Defensa y Justicia, con cuatro goles. Fue figura en la histórica serie de Sudamericana contra San Pablo y viene de marcarle un gol a Sol de Mayo, por Copa Argentina (3-0).

Barboza, con este nivel, seguramente a mitad de año sea sondeado por otros equipos de Primera División, dado que de promesa pasó a ser realidad. Teóricamente, debería regresar a River, dueño de pase, pero Marcelo Gallardo, que ya tiene a varios centrales en su plantel, no lo tiene en cuenta. Por el momento, en el Halcón vuela alto y sueña con llegar más lejos.

Juan Carlos Blengio

Qué decir de Chimi, ídolo y leyenda del cuadro de Victoria, con más de 320 partidos en el Matador, pieza clave para los ascensos de 2005 (bicampeón) y 2007, y manteniendo su vigencia sus 36 años, con tanta historia que hasta comparte equipo con su hijo Matías, arquero de la Cuarta División y Reserva, ya promovido a Primera.

No fue bueno el último año del defensor, porque primero tuvo una rotura de ligamentos en mayo de 2016 que lo marginó diez meses de las canchas, y en su regreso, ante Gimnasia de La Plata en la fecha 18 de éste campeonato, tuvo que salir en el primer tiempo por una luxación. Reapareció ante SMSJ, con la cinta de capitán, y se lo vio con seguridad y sin presentar problemas. Con su experiencia y temple, le saca el puesto a Oliver Benítez y/o Paulo Lima, para jugar acompañado de Erik Godoy en la zaga central.

El gol no es su fuerte, aunque desde su regreso a Victoria, en 2014 luego de su paso por GELP, lleva anotados dos tantos: a Arsenal, en el Torneo Transición 2014 (1-1) y el otro, a San Martín de San Juan, en el Campeonato 2015 (1-3).


Share on Facebook