Anuario Tigre VAVEL 2017: un año sufrido y para olvidar

El Matador terminó el año en el penúltimo lugar en la Superliga. En todo 2017, tuvo cuatro entrenadores y tan solo obtuvo el 25% de los puntos. Tigre, que tuvo una renovación total de su plantel a mitad de año, necesita reinventarse para no volver a sufrir con la permanencia en Primera.

Anuario Tigre VAVEL 2017: un año sufrido y para olvidar
Anuario Tigre VAVEL 2017: un año sufrido y para olvidar (Fotomontaje: Nicolás González).

Este año, se cumplieron 10 años del regreso de Tigre a la Primera División del fútbol argentino, en la histórica promoción ante Nueva Chicago. Sin embargo, 2017 se convirtió en el peor año tigrense desde su regreso a la A. Tigre tuvo cuatro entrenadores a lo largo del año y ganó tan solo cinco partidos de 29 en disputa. El 2018 será clave para mantener la categoría. 

Primera etapa: nunca hubo capitán

El Matador arrancaba 2017 con la ilusión de mejorar lo hecho en 2016, que fue muy irregular, pero el barco se empezaba a encaminar de la mano de Pedro Troglio. Sólo arribó un refuerzo en el verano (Diego Gurri) y se mantuvo a la base, con la aparición de juveniles que ya se habían ganado su lugar en el XI titular, como Diego Sosa y Agustín Cardozo. Sin embargo, el DT dio el portazo en la reanudación del Torneo de la Independencia 2016/17, tras perder ante Temperley y Gimnasia de La Plata. El verdadero motivo fue que Peter recibió una oferta de Universitario de Perú, y dejó Victoria.

 

Es así que la Comisión Directiva optó por un DT joven, Facundo Sava, quien había tenido una experiencia breve al frente de Racing Club. El Colorado tomó el mando de un equipo que llegaba con tres derrotas seguidas (Pepe castro dirigió un encuentro, como interino). Su debut fue nada menos que ante San Lorenzo, en un partidazo que Tigre remontó y ganó 4-3 en el Coliseo. Parecía el inicio de una remontada, no obstante, nada de eso ocurrió: en 11 partidos jugados, Tigre sólo ganó dos, empató dos y perdió siete, incluyendo la eliminación de la Copa Argentina ante Deportivo Riestra. A favor su es que no hizo pretemporada ni armó el plantel, aunque la cadena de malos resultados precipitó su adiós.

A finales del semestre anterior, sin perder tiempo, fueron en búsqueda de un DT con mucha experiencia y querido por la gente: Ricardo Caruso Lombardi, quien regresaba a Victoria tras siete años, y quien encaraba su tercer ciclo al mando del club, donde fue bicampeón en la B Metro en 2005. Caruso ganó sus dos primeras presentaciones, ante Patronato (donde Carlos Luna llegó a su 100º gol en Tigre) y Atlético Rafaela (luego, perdería ante Arsenal). Esos puntos finales hacían creer que finalmente Tigre saldría de su letargo, terminando 24° con 31 puntos en el certamen. Pero todo fue empeorando.

Segunda etapa: al borde del precipicio

En el invierno anterior, Richard encaró una renovación total del plantel, terminando su ciclo jugadores que habían estado mucho tiempo en el Club, caso Erik Godoy, Javier García, Sebastián Rincón, Mariano Echeverría y Diego  Castaño. Llegaron 28 refuerzos para la Superliga, con regresos rutilantes: Matías Pérez García y Denis Stracqualursi los más destacados, y destacados de otros clubes de Primera tales como Federico Crivelli, Maxi Caire, Javier Iritier y Carlos Rodríguez, aunque firmaron contrato muchas apuestas del ascenso, que terminaron jugando más en la reserva que en el primer equipo. Muchos hinchas catalogaron que a Caruso "se le entregó la llave del club", dado que armó un equipo casi 100% nuevo, con pocos sobrevivientes de la camada pasada.

Rápidamente, Tigre fue mostrando sus fragilidades defensivas y ofensivas, en medio de un caos para Caruso a la hora de armar un once confiable y duradero. Empezó con dos derrotas de local (0-3 vs Vélez y 1-3 vs Patronato) y dos empates de visitante (Chacarita y Belgrano). En ese lapso, se lesionaron Chimi Blengio y Pato Galmarini. El primer punto como local vino en la fecha 5, ante River (1-1), luego una caída más (0-1 ante Racing), dos igualdades (Rosario Central y Arsenal) y la primera victoria tardó hasta la fecha 9, 2-0 a Estudiantes de La Plata

Tras el triunfo al Pincha, parecía que el DT iba a fortalecerse, sin embargo, no ocurrió: Tigre perdió los últimos tres partidos de 2017 (Colón, San Lorenzo y Temperley) y Richard dejó el cargo dejando al Matador en el puesto 27 de 28 equipos, sumando 8 puntos de 36 en juego y seriamente comprometido con la permanencia en Primera. Este año, con Cristian Ledesma a la cabeza, deberá empezar una refundación en Victoria para seguir en la elite del fútbol argentino...

Anuario Tigre 2017

Lo positivo: Menossi, MPG10 y Janson

Un año, tres entrenadores

Las decepciones de 2017: se esperaba mucho más

Delantera matadora: en deuda