Anuario Tigre VAVEL 2017: poco para rescatar

El año matador fue muy pobre y el.balance fue negativo. Sin embargo, hubo crecimiento y juveniles que se potenciaron. El caso más emblemático fue el de Lucas Menossi.

Anuario Tigre VAVEL 2017: poco para rescatar
Festejo de Menossi ante Temperley, seguido por Janson (Foto: Tigre Oficial).

Pocos recordarán este 2017 como un año productivo en Victoria, más bien todo lo contrario: anteúltimo en la Superliga, preocupado por los promedios, tres técnicos que dijeron adiós y un futuro con incertidumbre. No obstante, en esta nota destacaremos a los aprobados de 2017.

Lucas Menossi, capitán y líder

Sin duda, hablamos de la gran figura de Tigre, que ya venía siendo destacado pero en 2017 tuvo su explosión. El volante central, de 25 años, viene de la gran camada de Joaquín Arzura, ambos frutos de la cantera tigrense. Menossi, además del sentido de pertenencia, es el 5 que maneja el ritmo del partido, inteligente para trasladar el esférico a campo contrario, criterioso a la hora de marcar y recuperar, atento para los relevos y si eso fuera poco, este año sumó gol, ese grito de red que tanto buscaba y que se le dio, sobre todo con los remates de media distancia, uno de sus fuertes para penetrar defensas rivales. En 2017 anotó cuatro dianas.

Lucas empezó jugando de doble 5 junto con otro canterano que promete, Agustín Cardozo (quien estuvo a préstamo y volverá al equipo). En la Superliga, heredó la histórica dorsal 5 que dejó vacante el gran Diego Castaño, y además, por las lesiones de Juan Carlos Blengio y Martín Galmarini, fue elegido capitán, rol que le calzó a la perfección por ser del Club y llevar adelante a un conjunto a la deriva por malos resultados.

Menossi fue el único jugador en disputar de titular los 12 partidos de la Superliga, en la cual lleva dos tantos: primero, un zurdazo de primera genial ante Rosario Central (1-1), y en la última predentavion de 2017, facturó en el Sur ante Temperley, pero no pudo evitar la derrota (1-2) en la despedida de Caruso Lombardi. Además, en el primer semestre, festejó contra San Martín de San Juan (1-1) y Patronato (2-0).

Si mantiene este nivel, será muy difícil retenerlo luego del Mundial de Rusia. Al menos, el presidente Melaraña confirmó que el 5 seguirá hasta fin de esta Superliga. Seguramente el nuevo DT, Cristian Ledesma, que también fue volante central también, seguirá respaldando a este proyecto convertido en realidad.

MPG10: el enganche que volvió

Tras la partida de Diego Morales a Colón, del cual se esperaba más fútbol, en el invierno pasado se concretó el retorno de Matías Pérez García, quien estuvo en la MLS tres años (y fue compañero de Kaká en Orlando City). La vuelta del 10 explosivo, que la rompió en el Matador entre 2012 y 2014 (contando las copas internacionales), generó mucha ilusión. Sin embargo, los cortocircuitos públicos con Ricardo Caruso Lombardi, incluido tweets polémicos entre ambos, le quitaron protagonismo al enganche, que muchas veces hasta quedó afuera de los concentrados.

Con el equipo hundido en la tabla, Pérez García fue clave en la única victoria de Tigre en la Superliga, ante Estudiantes, donde marcó un gol de penal. Inexplicablemente, tras ese buen encuentra volvió a ser suplente. Aún tiene esa gambeta para eludir rivales y una pegada prodigiosa, que mostró a cuentagotas debido a que nunca fue prioridad para el DT de turno. En 2018, con Ledesma, espera recuperar ese liderazgo en la cancha que sabe brindar.

Pesadilla está de vuelta 

Lucas Janson, la figura matadora de 2016, padeció una de las peores desgracias para un futbolista: rotura de ligamentos, que lo dejaron al margen en toda la temporada 2016/17. Pero volvió a finales del torneo pasado y en la Superliga recuperó la titularidad y volvió al gol tras más de un año: le anotó de cabeza a River Plate y San Lorenzo en este campeonato. Si bien todavía no recuperó ese nivel que mostró en el Transición 2016, es de los pocos jugadores que pudo aprobar y con condiciones para ir mejorando.