Santa Fe es Tatengue

Enorme prueba de carácter del equipo de Madelón que luego de una complicada semana pudo sacar el partido adelante y le propinó una contundente goleada a su clásico rival.

Santa Fe es Tatengue
Foto: Goal

La polémica:

Analizaré esto primero porque fue la gran discusión de la tarde, el momento bisagra del partido. Pablo Ledesma se inventó una jugada de gol cuando parecía que nada podía pasar, un autopase por encima de las cabezas de los defensores, chocó con Nereo Fernández y definió con el arco vacío. Espinoza marcó gol, pero luego de unos minutos y a instancias del juez de línea, lo anuló por una falta sobre el arquero. La jugada es muy dudosa, a primera vista pareció que efectivamente Ledesma pudo la plancha y luego chocó contra la cara del arquero, pero en la repetición eso no se ve claramente, sino parecería ser que fue la pelota la que da en la cara de Nereo y eso le impide agarrarla con las manos. Una jugada bastante confusa, pero al fin y al cabo no fue gol y Colón pareció nunca superar esa situación, jamás se sobrepuso a esa adversidad. Peor aún cuando pocos minutos más tarde Britez cabeceó un gran centro de Malcorra y puso el 0-1 parcial.

Primer tiempo.

Cambio de esquema:

Madelón sorprendió con el esquema que utilizó: Martinez y Acevedo de doble 5, Gamba por izquierda, Rolle como media punta, Malcorra por derecha y Soldano de punta, 4-2-3-1. Eso pareció desorientar a Colón y sirvió mucho para obtener una mayor presión sobre la salida del conjunto local que pocas veces pudo salir jugando limpio desde el fondo y eso lo obligó a saltear líneas con pelotazos. Varias de las aproximaciones del Tate en los primeros 45 minutos de juego surgieron de esa presión, el desborde de Pitton para la volea de Rolle que tira por encima del travesaño e incluso el primer gol de Unión nace de una pelota robada por los delanteros en la salida que luego Conti corta y tira al córner. A pesar de ello el defensor central de Colón fue muy importante en el arranque del partido, estuvo impasable por arriba y todas las veces que Unión presionaba y robaba en mitad de cancha era él quien alejaba el peligro.

Nada es lo que parece:

En la previa habíamos dicho que el punto débil de Unión era su defensa y su desorden en la mitad del campo y que se enfrentaba a la mayor virtud del Sabalero, la gran capacidad para crear situaciones de gol; pero todo se dio vuelta, la solidez de Zurbriggen y sobre todo de Garcia Guerreño en los primeros 25 minutos, más el orden táctico de Acevedo y Martinez, impidieron que Ruiz, Silva y Sperdutti llegaran al arco de Nereo. Alan Ruiz sobre todo fue quien más alejado estuvo del área y fue bien controlado por Acevedo y Martinez, hasta los 30 minutos aproximadamente, donde el 10 comenzó a escaparse de la marca y Colon comenzó a generar situaciones de gol: un gran centro a la cabeza de Silva que terminó en las manos del arquero, un remate de Iberbia desde afuera del área que se fue desviado y un corner que cabecea Ledesma y salva Soldano sobre la línea cuando el defensor del arco Tatengue ya parecía vencido. Todas las jugadas surgieron de la gran conducción de Alan Ruiz.

Los extremos por las bandas de Colón estuvieron bastante apagados, Pitton no tuvo mayores inconvenientes para controlar a Sperdutti. Silva si se quiere fue el más desequilibrante de ellos complicando a Britez con sus piques al vacio, pero sorprendentemente salió en el entretiempo para el ingreso de Palomeque. 

Segundo tiempo.

Todo del Tate:

Los delanteros del local no tuvieron una buena tarde, pero todo lo contrario pasó en Unión, Soldano, Malcorra y Rolle redondearon un partido casi perfecto: Al 9 le tocó reemplazar a Riaño y era una gran incógnita el rendimiento que podía mostrar, pero lo hizo de muy buena manera, sacrificio a la hora de recuperar la pelota, constancia para presionar en la salida de los defensores y efectividad para anotar en la primera ocasión que tuvo. Malcorra y Rolle se entendieron perfectamente, presionaron todo el tiempo, de hecho el segundo gol nace de una pelota recuperada por el 10 de Unión. Luego del segundo gol del Tate se replegaron y obstaculizaron la salida de Poblete y Ledesma en el medio.

Si en el primer tiempo Alan Ruiz estuvo bien controlado, en el complemento ni siquiera lo dejaron moverse. De la mano de Mauricio Martinez y Nelson Acevedo Unión le ganó el duelo de mitad de cancha a Figueroa y Ruiz. Cortaron, jugaron y se animaron a ir al ataque, la primera vez en el torneo que esta dupla funcionó como se esperaba. Malcorra y Gamba por las bandas no tuvieron inconvenientes en volver y ayudar a Britez y Pitton para que a los laterales no le hagan el dos-uno como en los partidos anteriores. Por último Zurbriggen y Garcia Guerreño jamás se complicaron, ya sea ante la presencia de Ruiz, Sperdutti, Palomeque o Vegetti, ninguno de ellos pudo hacer transpirar a los centrales.

Luego de la sanción del penal, el gol de Malcorra y la interrupción del partido por la caída de proyectiles, el partido terminó. Unión no contragolpeó más y sólo se dedicó a cuidar a los jugadores que estaban más cansados. Mientras que Colón ya sin esperanzas de darlo vuelta y sin el funcionamiento que mostró contra River, apenas pudo llegar al área una vez.

Sin ideas:

Colón se fue al descanso con un 0-1 abajo luego de la gran polémica del partido y a los 6 minutos del complemento debió sufrir otro gol más. Es un lugar común, pero no por eso deja de ser cierto, Unión golpeó en los momento claves. El gol de Soldano fue un golpe letal que no dejó que el Sabalero pueda levantarse, de ahí en adelante todo se hizo muy cuesta arriba para el equipo de Franco.

Con Ruiz muy bien marcado, Sperdutti y Figueroa apagados y Palomeque que nunca fue solución, a Colón le fue imposible llegar al arco. Que haya tenido más la pelota la mayoría del complemento no significa nada, todo lo que se vio fueron pases a los costados, insulsos, sin peligro, pues para poder llegar área rival tenían que sortear la barrera llamada Martinez-Acevedo y eso era algo casi utópico. Ni siquiera los laterales fueron solución, y mucho menos Ledesma, a quien el gol anulado pareció afectarle por demás y por esa razón fue sustituido.

El futuro.

Unión deberá tomar esta victoria como un punto de partida y comenzar a generar un mejor funcionamiento, sumar puntos y ubicarse lo mejor posible en su grupo. Si no surge ningún inconveniente este debería ser el equipo titular para el próximo fin de semana, con la excepción del cambio de Riaño por Soldano porque hay que respetarle el puesto al 9 goleador.

Colón deberá tranquilizarse, encontrar un punto medio en su funcionamiento. Es muy poco saludable que un partido golee 4-1 a River y a la otra fecha pierda el clásico con un rendimiento tan dispar. Ya sea cambiando el esquema, los jugadores o la forma de juego, Franco tiene que encontrarle solución a esta irregularidad tan extrema.