El plantel volvió a entrenarse

Aún con la herida abierta por la derrota contra San Lorenzo, Vélez ya piensa en Gimnasia con las ausencias de Cubero y de Cufré, pero con la certeza del mejoramiento como equipo fecha a fecha.

El plantel volvió a entrenarse
Vista aérea de la Villa Olímpica. Foto: Infotechnology

Bajo el intenso calor propiciado por un despiadado sol mañanero, el plantel de Vélez se reunió en la Villa Olímpica para realizar el primer entrenamiento luego de la derrota ante San Lorenzo, pensando en Gimnasia y Esgrima La Plata y sabiendo que tanto Fabián Cubero como Braian Cufré deberán cumplir con la fecha de suspensión.

El técnico Christian Bassedas ya está preparando al equipo para afrontar el partido por la quinta fecha contra el Lobo (lunes 19:00 horas) en condición de local. Por eso, organizó a los jugadores para que comenzaran con una entrada en calor que consintió en  práctica de pases y coordinación con la pelota, seguido de fútbol reducido entre cuatro equipos.

Luego del cuadrangular, los futbolistas se dirigieron al gimnasio del complejo para realizar tareas de fuerza mediante pesas y mancuernas. Para concluir con el cronograma, entrenaron la parte aeróbica con pruebas de velocidad en 100, 200, 300 y 400 metros.

Matías Vargas, volante juvenil de 18 años, debió entrenarse diferenciado por una lesión muscular, mismo destino debió afrontar el defensor Fausto Grillo, que se está recuperando de a poco de la lesión del escafoides tarsiano de su pie izquierdo.

Bassedas deberá anunciar en la semana quienes reemplazarán a Cubero y a Cufré, ambos expulsados frente a San Lorenzo. Por el lateral derecho ingresaría Matías Pérez Acuña, mientras que Leandro Desábato podría acompañar en el mediocampo a Leandro Somoza, ambos cambios muy frecuentes, al menos, durante la era de Miguel Ángel Russo.

Por su parte, el volante exterior Fabricio Alvarenga dialogó ayer a la noche en el programa Vélez Radio, donde se mostró muy contento por haber concretado su bautismo de gol en Primera División en la fecha pasada frente al Ciclón: “Es el sueño de todo pibe, ojalá sean muchos más”, comentó en tono de felicidad.

El misionero, que formó parte del 11 titular ingresando en lugar de Jorge Correa, confesó: “Christian (Bassedas) me comunicó en la semana que yo iba a arrancar desde el comienzo contra San Lorenzo. Yo estaba muy tranquilo porque él me habló bien, me dijo que juegue con serenidad y que no me vuelva loco”.

Asimismo, el oriundo de Garuhapé expresó el momento que está viviendo el equipo: “El grupo está muy unido. La mayoría de los pibes venimos agarrando más confianza, eso permite que nos soltemos y que juguemos más tranquilos. Todos tenemos que estar preparados porque cualquiera puede saltar a la cancha”.

Vélez continuará mañana con un entrenamiento a doble turno, uno a las 9:00 horas y el otro a partir de las 17:00. Los días jueves, viernes y sábado volverán al Parque Leloir en el turno mañana, mientras que el domingo, el plantel se concentrará a puertas cerradas con vistas al choque contra Gimnasia del próximo lunes. El partido será dirigido por Fernando Echenique.