El Fortín de la victoria

Por la quinta fecha del Torneo de Transición 2016, Vélez derrotó por 2 a 1 a Gimnasia gracias a los goles de Cáceres y Stelcaldo y sigue como invicto en condición de local. Bou marcó para la visita.

El Fortín de la victoria
El debutante Stelcaldo festejando el gol del triunfo. Foto: Diario Jornada.

Con el polémico partido de la última fecha ante San Lorenzo en el pasado, y sin embargo presente en la memoria, el club de Liniers se enfrentó al Lobo, que recuperaba gran parte de los jugadores expulsados en el verano contra Estudiantes.

El técnico velezano, Christian Bassedas, había manifestado durante la semana su deseo de que el equipo mantuviera más la posesión de la pelota. Por eso, en los primeros minutos, tanto el arquero como los defensores intentaron salir jugando desde abajo, sin embargo, la presión del rival fue tal que el pelotazo fue su única herramienta.

La transición de defensa a ataque del Fortín estaba a cargo del centrocampista paraguayo Blas Cáceres, quien recibía la orden desde el banco de "jugar". A pesar de sus intenciones, no pudo encontrar compañeros debido al número de contrincantes dispuestos a batallar en el círculo central.

En el minuto 22 del primer tiempo, Hernán Toledo interceptó un pase, y aprovechando que la defensa rival había subido para un córner, comenzó con el contraataque. Llegando a tres cuarto de cancha, abrió a la derecha para Cáceres, que definió con su zurda desde afuera del área sobre un adelantado Enrique Bologna. Era el gol de la victoria parcial, con lo que todo el Fortín se paró para aplaudir semejante exquisitez. 

Contrario de lo que se podía pensar, la apertura del marcador no contribuyó al levantamiento del encuentro, que ya venía con poco juego y con menos llegadas. Así terminó la primera parte.

Apenas 10 minutos transcurrían del complemento cuando Walter Bou se escapó de Cristian Nasuti, envió un centro a media altura que nadie alcanzó a rozar y la pelota, aún con el efecto de la pegada del delantero, se fue colando de a poco por detrás de Alan Aguerre quien esperaba que alguien llegara a desviarla. Era el cuarto tanto del menor de los Bou en el campeonato.

Con el empate, Bassedas produjo el primer cambio para que Santiago Stelcaldo haga su debut en Primera División. Se posicionó en lugar de Fabricio Alvarenga, a quien había reemplazado. Minutos más tarde, el recientemente ingresado cambió de posición con Toledo, que no había generado peligro por el costado izquierdo.

La lluvia se hizo presente, aunque tal vez contagiada del partido mismo, se hizo intermitente. El conjunto dirigido por Pedro Troglio había tomado el control de juego, incluso con algunas situaciones de peligro. Para tomar el control de la mitad del campo, Leandro Desábato ingresó a la cancha en lugar de Cáceres, extenuado.

Cuando parecía que el empate estaba firmado, Vélez iba a tener una chance más al minuto 45. Esta vez, Stelcaldo, a 30 metros del arco, ejecutó un tiro libre violento, y como si se tratara de un calco del empate, la redonda no fue tocada por nadie. Lo único que abrazó fue a las redes, ya que Bologna nunca llegó a despejarla. Era el gol de la victoria y un debut soñado para el pibe de 21 años.

Vélez mantiene así su invicto como local y suma nueve puntos, producto de tres triunfos y dos derrotas. Asciende a la cuarta posición, cuatro puntos por debajo del líder Rosario Central. La próxima fecha visitará a Arsenal de Sarandí.