Un debut agridulce

Diego Zabala disputó sus primeros momentos en Vélez luego de ingresar por Jorge Correa en el minuto 32 del segundo tiempo. A pesar de esto, no pudo evitar la caída por 1 a 0 contra Arsenal de Sarandí.

Un debut agridulce
El uruguayo llegó como préstamo con opción de compra. Foto: Olé

Finalmente, luego de mostrar su potencial en Reserva, Diego Zabala debutó con la casaca de Vélez, al menos, por 15 minutos en reemplazo del Coco Correa durante el choque contra Arsenal. Mostró movimientos interesantes y ahora se transformó una variante más en el ataque para su técnico, Christian Bassedas.

Uruguayo y de 24 años, Zabala llega de Racing de Montevideo en un préstamo por seis meses. Allí disputó un total de 115 encuentros, desde la temporada 2010/2011 hasta 2015/2016, marcando un total de 13 tantos, es decir, un promedio de un gol cada 8 partidos.

La Bomba estaba haciendo la pretemporada en su club, hasta que en la primera semana de enero de este año, arregló su contrato con el conjunto de Liniers por un semestre. Bassedas fue el encargado de poner un ojo en él, ya que necesitaba más jugadores en posiciones ofensivas, tras la ida de futbolistas como Milton Caraglio y Roberto Nanni.

El uruguayo fue rápidamente tomado en cuenta por Guillermo Morigi, el técnico de la Reserva velezana, quien le confió la titularidad contra Olimpo, el primer rival. Allí disputó 60 minutos y marcó dos goles para la goleada por 3 a 0.

El mediocampista fue parte del 11 inicial en todos los cotejos que se jugaron en la Reserva (cuatro en total) y convirtió un tanto más (ante San Lorenzo). Tales actuaciones llamaron la atención a Bassedas, quien lo integró en la lista de concentrados de la fecha 6 del actual torneo, para enfrentar al conjunto de Sarandí.

Zabala entró en el minuto 32 del segundo tiempo, y en el primer pase que recibió, consiguió desbordar sobre el costado izquierdo para ejecutar un centro raso que acabó en las manos del arquero rival.

Sobre el cierre del partido, el recién ingresado tuvo una chance de gol inmejorable, luego de recibir un rebote, sin embargo, un defensor del Arse logró despejar la pelota casi sobre la raya del arco. La noche terminó en derrota por 1 a 0, pero a pesar de esto, quien lleva el número 29 en la espalda ahora sabe que tiene una buena consideración de su entrenador.